CEREMONIAS DE AÑO NUEVO: KOUSHO HAJIME & UTAKAI HAJIME

Dentro de las tradiciones japonesas, una de las celebraciones más destacadas del año es la festividad del Shogatsu, como ya explicamos en su momento. Desde el mismo día 1 de enero, el calendario japonés se llena de eventos tradicionales a los que, como no podría ser de otro modo, se suman los miembros de su Familia Imperial.

Entre todas las celebraciones destacan especialmente dos relacionadas con el mundo cultural, que siguen un cuidado ceremonial y un riguroso protocolo.

Se trata de la ceremonia del Kousho Hajime (“conferencias de Año Nuevo”) y de la ceremonia del Utakai Hajime (“lecturas de poesía de Año Nuevo”). Dos ceremonias diferentes que, por desconocidas y a partir de las imágenes que publican las revistas, nos pueden parecer exactamente iguales.

Haijime
Saludos protocolarios de la Familia Imperial a los asistentes. Foto: The Royal Blog Paris Match

Ambas ceremonias coinciden tanto en el lugar en donde se celebran –el salón Matsu-no-Ma del Palacio Imperial”, como en el código de etiqueta que se debe respetar, por parte de los asistentes –algo desfasado, en el caso de las damas, como explicaremos más adelante-.

La Matsu-no-Ma o Salón de Estado

La sala Matsu-no-Ma, también conocida como “la cámara de Pino”, dicen que es una de las más elegantes del Palacio Imperial de Tokio. Tiene una superficie de 370 metros, cubierta por una espectacular tarima de madera, y con paredes tapizadas con telas estampadas de hojas de pino. De ahí el nombre de la sala.

En ella se celebran las investiduras del primer Ministro y del jefe de la Corte Suprema, las ceremonias de entrega de Cartas Credenciales, así como otros eventos que requieren de un especial ceremonial, por ejemplo la ceremonia del Choken-no-gi, en la que las princesas que deban abandonan su estatus real, para casarse con un plebeyo, expresan su agradecimiento y reconocimiento hacia el emperador y la emperatriz, previamente al enlace.

Además la sala dispone de los medios técnicos necesarios para que las ceremonias se puedan retransmitir por televisión.

Hajime
Ceremonia del Choken-no-gi, celebrada con motivo de la boda de la princesa Noriko, nieta de los emperadores. Foto: Hola

Ceremonia de Kousho Hajime

La ceremonia de Kousho Hajime se instituyó en 1869, para celebrar el Año Nuevo y ensalzar los estudios promovidos por el emperador Meiji, artífice de transformar un Japón feudal en una potencia mundial.

En la actualidad, diferentes expertos son invitados anualmente a impartir charlas sobre ciencias humanas, sociales o naturales, temarios que se institucionalizaron a partir de 1953. Aunque en un principio solo se trataban sobre temas orientales, con el paso de los años también se empezaron a introducir temas procedentes de occidente.

Entre los asistentes, además de los miembros al completo de la Familia Imperial, también asisten miembros del gobierno japonés y de determinadas académicas del país.

Hajime
Ceremonia de Kousho Hajime o “conferencias de Año Nuevo”. Foto: The Royal Blog Paris Match

Ceremonia de Utakai Hajime

Aunque no se conoce con exactitud el origen de la ceremonia de Utakai Hajime, se relaciona con una lectura de poesía que se celebró el 15 de enero de 1267 en el Palacio Imperial, durante el reinado del emperador Kameyama. No obstante, desde ese momento existen diferentes registros similares a lo largo de la historia.

La ceremonia actual se instituyó en enero de 1869 y, con algunas reformas, se ha ido celebrando hasta llegar a nuestros días. Si inicialmente era una ceremonia de carácter privado, con el paso de los años se abrió al público en general, y dejó de ser un evento exclusivo de los miembros de la Familia Imperial, funcionarios y cortesanos, para incluir también a los plebeyos.

Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, el departamento de poesía del desaparecido Ministerio de la Casa Imperial se encargaba de elegir los poemas y los poetas que podían participar en la ceremonia. Tras la Guerra, la función la asumieron los propios poetas japoneses, quienes se encargan de elegir los mejores poemas entre todas las creaciones nacionales anuales.

Está considerado un evento único en el mundo, que refleja el profundo respeto que se siente en Japón por la poesía tradicional (Tanka), y que sirve de nexo de unión entre los japoneses y su Familia Imperial.

En el programa del acto se incluyen poemas de poetas profesionales, de poetas aficionados y de miembros de la Familia Imperial, y cada año giran en torno a un tema común.

Hajime
Ceremonia del Utakai Hajime o “lectura de poesías de Año Nuevo”. Foto: The Royal Blog Paris Match

La ceremonia comienza puntualmente a las 10.30 de la mañana y sigue un formato totalmente tradicional y pautado.

Los poemas van acompañados de melodías y entonaciones tradicionales japonesas, conocidas como hikoh, y en la ceremonia participan diferentes especialistas que desarrollan diversos roles. Un dokuji (maestro de ceremonias) preside la ceremonia. Un koji (presentador y lector de los poemas) se encarga de anunciar el título del poema, el nombre del poeta y la región japonesa (o nacionalidad) de procedencia, así como de leer el poema en voz alta. Un hassei (cantante de poemas) se encarga de recitar cada poema acompañado de una melodía, según la manera tradicional. Y, finalmente, los kosho (grupo de cuatro personas) acompañan al hassei y recitan el poema al unísono.

Los poemas se leen siguiendo un orden. Se inicia la lectura con los poemas seleccionados entre todos los que se han presentado. Se continua con un poema del poeta que se ha encargado de realizar la selección. Se sigue con la lectura de un poema del meshudo (poeta invitado). Y finalmente se recitan los poemas presentados por los miembros de la realeza, empezando por el poema de un miembro de sangre real, pero que no forma parte de la Familia Imperial. A continuación, se recitan los poemas de la princesa heredera, del príncipe heredero y de la emperatriz. Y se acaba con el poema del Emperador, que se recita tres veces, tras lo que se da por finalizada la ceremonia.

Dado el interés que despierta esta ceremonia en Japón, además de ser un nexo de unión entre los japoneses y la Familia Imperial a través del mutuo aprecio por la poesía, cada año se retransmite en directo por la red nacional de televisión NHK, desde enero de 1962.

Etiqueta de las ceremonias

Respecto a la etiqueta de ambos eventos, dado que se celebran por la mañana, los asistentes deben vestir de gala, pero a la manera occidental. Los caballeros usan chaqué, y las damas vestido largo con sombrero a conjunto. Una extraña combinación que tiene su explicación.

Como ya hemos comentado, ambos eventos se institucionalizaron en plena época victoriana, momento histórico en el que era habitual que las damas combinasen vestidos largos con sombreros. Por lo tanto, algunos expertos argumentan que las damas imperiales todavía conservan esa tradición, que a más de uno nos puede parecer de lo más pasada de moda.

El estilo de las princesas japonesas

A diferencia de lo que ocurre con las reinas y las princesas occidentales (entre las que también podemos incluir otras royals del Medio Oriente), que compiten por ver cuál de ellas es la más chic, en Japón ocurre exactamente lo contrario. Todas las princesas que forman parte de la Familia Imperial suelen vestir de manera muy clásica y austera, usando colores pálidos, vestidos tipo sastre y entallados, sin escotes y, en general, poco espectaculares. [Quizás la princesa Takamado, sea la única que haya lucido algún que otro vestido más “espectacular” durante el desempeño de su función representativa en eventos internacionales].

Hajime
Las princesas imperiales y sus vestidos largos con sombrero a conjunto, tal y como establece la etiqueta de la ceremonia del Utakai Hajime. Foto: The Royal Blog Paris Match

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, con la imposición de la Kōshitsu Tenpan (Ley de la Casa Imperial) por parte de los americanos, los “gastos” de la Casa Imperial están más que controlados, dato que podría explicar la sencillez en el estilo de las princesas niponas, especialmente cuando visten moda de corte occidental.

No obstante, esa austeridad no justifica, a nuestro modo de ver, el estilo retro y desfasado que suelen mostrar en general, incluyendo incluso a las más jóvenes. Un estilo que puede llegar a chocar con la apuesta por la modernidad occidental de muchas jóvenes japonesas.

Ese estilo retro se pone especialmente de relieve en las dos ceremonias de las que trata el post, y que nos dejan imágenes que podrían bien bien situarse en un evento de unas cuántas décadas atrás.

Hajime
Ceremonia de Kousho Hajime o “conferencias de Año Nuevo”. Foto: The Royal Blog Paris Match

La Kunai-chō y el futuro

Los más críticos dicen que esa manera de hacer viene marcado por la  Kunai-chō, la Agencia de la Casa Real, un organismo de costumbres algo pasadas de moda, que debería empezar a modernizarse jubilando a sus miembros más veteranos, y dando paso a nuevas generaciones de asesores y funcionarios.

Siempre se había pensado que la llegada de la princesa Masako a la Familia Imperial podría ser un soplo de aire fresco para las rígidas costumbres imperiales, y un incentivo para su renovación. Pero bien al contrario, ha sido la propia princesa la que ha acabado abducida por ellas.

Según está previsto, el actual emperador abdicará el próximo 30 de abril de 2019, y la princesa heredera se convertirá en emperatriz consorte, cuando ascienda al Trono del Crisantemo su esposo, el príncipe Naruhito. Puede ser que a partir de ese momento, si es que consigue recuperarse completamente de sus problemas depresivos, pueda encargarse de poner en marcha esa necesaria “modernización” de la manera de hacer del Palacio Imperial, aunque sea solo “un poquito”. ¿Tú qué piensas?