ELIZABETH Y PHILIP, 70 AÑOS DE MATRIMONIO

Se cumplen 70 años del enlace matrimonial de la actual monarca del Reino Unido y el príncipe consorte. Celebrada el 20 de noviembre de 1947, está considerado el primer enlace real posterior al final de la II Guerra Mundial, lo que comportó un revulsivo al estado de ánimo general que se estaba viviendo en el Reino Unido durante la postguerra.

Si no habéis visto la serie de Netflix “The Crown”, os recomiendo que la veáis. Explica perfectamente las discrepancias familiares y de estado que los novios tuvieron que salvar para poder llegar a casarse. Aunque ambos tenían ascendentes comunes (el rey Cristián IX de Dinamarca y la reina Victoria del Reino Unido), la situación de ambas familias era muy diferente. Mientras que la de Elizabeth era una familia modélica, con la de Philip no ocurría lo mismo.

Nada más conocerse el posible noviazgo, al novio se le calificó como un “cazafortunas” (fortune hunter), a pesar de tener el rango de príncipe de la Casa Real de Grecia y Dinamarca en el exilio. Su aspecto físico hacía que se le considerase  “un Apolo griego”, “un vikingo” o “una estrella de cine”, pero sus modales eran las de un joven arrogante, poco “pulido”, sin recursos económicos y, además, “demasiado alemán”. Incluso la reina Elizabeth –su futura suegra- se refería a él con el apodo de “hun” (miel), una palabra despectiva que se usaba para referirse a los alemanes, como herederos de los hunos de Atila.

No obstante, la boda acabó celebrándose, y de eso ya se cumplen 70 años, todo un récord para “una reina de libro Guinness”. No solo ha superado a su tatarabuela, la reina Victoria, como la monarca más longeva del trono británico y la que más años ha reinado, sino que se ha convertido también en la monarca que más años lleva reinando en el mundo, desde el 6 de febrero de 1952.

Enlace Elizabeth y Philip

El anillo de compromiso

A pesar de la situación económicamente precaria del novio, el anillo de compromiso fue toda una sorpresa, de la que aún hoy se habla.

A partir de una diadema propiedad de la madre del novio, la princesa Alicia de Battemberg (que había recibido de sus tíos el Zar Nicolás II y la Zarina Alix de Rusia, como regalo de bodas), junto al joyero londinense Philip Antrobus Ltd., el novio diseñó y seleccionó los diamantes que se obtuvieron desmontando la diadema. Con algunas de las piedras adicionales se montó un brazalete, que también se lo regaló a su futura esposa como regalo de bodas.

La conversión del novio

Previamente al enlace, el novio tuvo que convertirse al anglicanismo, se le otorgó la ciudadanía británica, tuvo que cambiar su apellido Battemberg por el de Mountbatten (rama británica materna) y renunciar a todos sus títulos familiares de origen griego y danés.

El día anterior al enlace, el rey George VI le otorgó el tratamiento de “Su Alteza Real”, y la misma mañana del enlace recibió los títulos de Duke of Edinburgh, Earl of Merioneth y Baron Greenwich, y nombrado Caballero de la Orden de la Jarretera.

El vestido de la novia

Debido a que en 1947, el Reino Unido todavía se encontraba todavía bajo los efectos del racionamiento de postguerra, tanto de alimentos como de productos de lujo, el gobierno británico otorgó a la princesa Isabel una cesión extra de cupones para poder comprar los materiales necesarios para fabricar su vestido de novia.

El diseño –un vestido de seda color marfil con miles de piezas de pedrería y perlas- se inspiró en una pintura de Botticelli de 1482.

Entre los imprevistos, el mismo día del enlace se rompió la diadema que debía lucir la novia para sujetar el velo, y tuvo que venir el joyero de la corte a repararla de manera urgente.

La ceremonia

La ceremonia religiosa se celebró en la Abadía de Westminster y a continuación se ofreció un almuerzo a los invitados en el palacio de Buckingham.

Entre los 2500 invitados hubo destacadas ausencias familiares, (el duque de Windsor y la Princesa Real), pero también contó con la presencia de seis reyes y siete reinas, ya que se trataba del enlace de la futura reina del Reino Unido.

Fotografías conmemorativas del 70º aniversario.

Para saber más:
70 facts about The Queen-and-The Duke of Edinburgh’s wedding
The story of Queen Elizabeth’s Wedding Day
The true story of Queen Elizabeth’s wedding dress