NUEVAS ELECCIONES, PERO PRESIDENCIALES Y EN USA

Como ocurre cada cuatro años, de nuevo asistimos de espectadores a unas elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Y digo asistimos, porque de hecho cada vez que eso ocurre, una parte del mundo contiene la respiración. Y en el caso actual parece ser que el 99,99 % lo está haciendo.

Elecciones presidenciales
De visita por la Costa Este con el punto de mira en las elecciones americanas

De acuerdo con la Ley, las elecciones presidenciales de los Estados Unidos se celebran entre los días 2 y 8 de noviembre, de cada año bisiesto. Y como éste lo es, tocan elecciones. Con el añadido de que en esta ocasión el actual presidente tiene que dejar el cargo, ya que el límite máximo para la presidencia es de dos mandatos, como establece la vigesimosegunda enmienda de su Constitución.

Ese pasado verano, previendo la que se avecinaba, empezamos a gestar el post que estoy escribiendo. Dado que el país se encontraba ya enzarzado en una disputada carrera a la Casa Blanca, tuvimos la idea de ir fotografiando elementos que, sin buscarlos, se nos fuesen cruzando en nuestra ruta americana y que estuviesen relacionados con el tema electoral o con la propia presidencia. Pues bien, llegado el momento de compartirlas, aquí os dejamos la recopilación que hemos ello con sus correspondientes comentarios.

Boston

A pesar de que Boston es la ciudad en donde se gestó el inicio de la Guerra de Independencia y la posterior Declaración de Independencia, fue la ciudad en la que menos evidencias encontramos de la campaña electoral. Quizá lo que más nos llamó la atención fue el curioso cartel que sostenía un indigente para conseguir unas monedas.

Elecciones presidenciales
Una interesante manera de apoyar a Hillary Clinton. Boston

Eso sí, tuvimos la oportunidad de visitar el Massachusetts State House, aunque hoy no toca detener en él. Lo dejamos para más adelante.

Lancaster

A medida que viajas hacia el interior del país, el conservadurismo y la tradición republicana ganan en evidencia. La exposición de elementos propagandísticos de apoyo a Donald Trump se fue incrementando visiblemente, mientras que no encontramos demasiadas muestras que evidenciaran un apoyo explícito a la candidata demócrata, Hillary Clinton.

Muchos jardines particulares, junto a las habituales banderas de barras y estrellas en mástiles y las que decoran balcones, lucían carteles con la frase “Trump. Make America great again”. Eso sí, a todos los que les preguntamos si creían que ganaría Trump nos respondieron: “OMG. I hope not!”.

Elecciones presidenciales
Sede del partido republicano en las afueras de Lancaster, PA

En Lancaster fue el lugar en el que encontramos la primera sede de un partido político, concretamente el partido republicano. Y evidentemente, el apoyo a su candidato era evidente tanto en la fachada, como en la zona ajardinada de alrededor. Aunque no nos cruzamos con ninguna sede del partido demócrata, damos por hecho que el estilo sería muy similar, pero luciendo un asno en lugar del elefante.

Elecciones presidenciales
Tal y como muestra la imagen muchas casas particulares muestras públicamente su apoyo a un candidato

Washington

Llegados a la capital federal, toda ella en obras de cara a prepararse para acoger una nueva ceremonia de investidura entrado el próximo año, no dábamos abasto a elegir qué ver y a dónde ir. De hecho es la ciudad en donde está de la residencia oficial de la presidencia, a donde se trasladará a vivir el candidato que resulte ganador.

The White House

Evidentemente el lugar estrella para empezar nuestro recorrido por los escenarios de la Presidencia fue intentar ir visitar la Casa Blanca por dentro. No obstante, nos tuvimos que conformar con verla de lejos.

Si no eres un jefe de Estado, un embajador acreditado en Washington o un ciudadano estadounidense, mejor que tires de películas, series o de youtube para conocerla.

Tal y como nos informamos, desde hace un tiempo las visitas al interior de la Casa Blanca estan reservadas casi en exclusiva a ciudadanos estadounidenses, y se tienen que gestionar a través de sus representantes en el Congreso. En el caso de extranjeros, hay que enviar una petición formal a la embajada de tu respectivo país en Washington, por lo que descartamos la posibilidad de poder conseguirlo.

Dos curiosidades. La primera es que el diseño del edificio se supone que está inspirado en el Château de Rastignac. La segunda es que la Casa Blanca en un principio fue de color gris, debido al tipo de piedra con el que se construyó y no se convirtió en blanca hasta que en una remodelación se pintó completamente de ese color. El nombre con el que se le conoce, White House, se lo puso el presidente Theodore Roosevelt en 1901.

The National Museum of American History

Lo que sí que hicimos fue ir a visitar el National Museum of American History, donde nos habían recomendado subir al tercer piso y recorrer el espacio dedicado a la Presidencia Americana (American Presidency) y otro dedicado a las Primeras Damas (First Ladies). ¡Muy recomendable!

La exposición te ofrece un interesante recorrido por la historia, las costumbres, las obligaciones y el protocolo que rigen la vida de los presidentes americanos, así como otros aspectos que giran a su alrededor. Evidentemente hay cantidad de elementos expuestos interesantes, pero en nuestro caso nos fijamos especialmente en tres, relacionados con la etapa presidencial de Bill Clinton, cuando la ahora candidata demócrata fue Primera Dama. El maletín del Presidente Clinton con materia de emergencia militar, la vajilla oficial de gala que eligió la primera dama y el vestido que vistió en el primer baile inaugural.

Elecciones presidenciales
El maletín oficial que viajaba junto a Bill Clinton durante su etapa como presidente

Es evidente que si Hillary Clinton finalmente accede a la presidencia se intercambiarán los papeles. En esa ocasión será ella la que tendrá un maletín similar al de la exposición, pero respecto a los otros dos elementos, nos preguntamos ¿quién será el responsable de la elección de la nueva vajilla? ¿El Primer Caballero? Sobre el traje de gala, si llega el caso, será divertido ver un smóking entre tanto vestido largo.

Elecciones presidenciales
Vajilla de gala de la etapa Clinton en la Casa Blanca
Elecciones presidenciales
Exposición de vestidos de tres de las últimas primeras damas: Barbara Bush, Hillary Clinton y Laura Bush.

Y para nuestro deleite, a vueltas con la campaña electoral, pudimos visitar una exposición temporal titulada “American democracy: a great leap of faith”, donde se hacía un recorrido por la historia electoral de América, presentando diferentes elementos usados en las votaciones y las campañas, así como un mención especial a la lucha de las sufragistas para conseguir el voto femenino.

¡Por cierto! La presentación de la exposición desprendía cierto apoyo a la candidata demócrata. Al menos esa fue nuestra impresión.

Elecciones presidenciales
Entrada a la exposición: American Democracy: a great leap of faith

Trump International Hotel

En general no encontramos demasiadas referencias, ni publicidad del candidato republicano. Pero sin buscarlo, paseando por la ciudad nos topamos literalmente con lo que han venido a calificar como “el primer ataque mediático de Donald Trump al establishment de Washington“.

Elecciones presidenciales
El Trump Hotel de Washington

A diferencia de lo que ocurre con Nueva York, Trump en Washington todavía no tenía en propiedad un edificio suficientemente emblemático que lo identificase. Y como medios económicos no le faltan, ha resulto el problema a lo grande, adquiriendo el edificio de la Old Post Office and Clock Tower, de 1899, restaurándolo y convirtiéndolo en el Trump International Hotel Washington DC-, un hotel de gran lujo, situado en el 1100 de Pennsylvania Avenue NW, a escasa distancia de la propia Casa Blanca. Algunos se preguntan si lo habrá hecho para poder alojar a muchos de sus posibles futuros invitados a la capital federal, si es que se finalmente se traslada a vivir allí.

Nueva York

Y finalmente llegamos a Nueva York. Aunque Washington sea la capital gubernamental, ante unas elecciones presidenciales de los Estados Unidos, Nueva York es la capital neurológica y mediática del país. De hecho allí es donde están los cuarteles generales de ambos candidatos, en los que pasarán la noche electoral. El de Donald Trump en Manhattan y el de Hillary Clinton en Brooklyn.

Llegados a este punto de nuestro recorrido, nuestro objetivo se centra en mencionar dos últimos lugares: the Trump Tower y the High Line. Lamentablemente, por falta de tiempo, no pudimos visitar la localidad de Chappaqua, donde se fueron a vivir los Clinton cuando dejaron la Casa Blanca, y Hillary accedió al Senado por Nueva York.

The Trump Tower

Hablar de Nueva York es hablar de territorio Trump 100%, ya que el magnate nació en la zona de Queens y es donde ha desarrollado mayoritariamente su labor empresarial. Por lo tanto, visitar la Trump Tower, en donde se supone que tiene su domicilio, es un must.

Situado en la Quinta Avenida, el mediático edificio linda, pared con pared, con otro edificio también mítico: la joyería Tiffany, en la que Audrey Hepburn desayunó con diamantes ya hace unos cuantos años. Una visita de obligado cumplimiento si vas a hacer de turista a Nueva York.

Elecciones presidenciales
Puerta de entrada a la Trump Tower en la Quinta Avenida, residencia privada del candidato republicano
Elecciones presidenciales
Dos lugares míticos de Nueva York, irremediablemente relacionados con el imperio Trump

El edificio está abierto al público y, ante nuestra sorpresa, es más fácil de acceder de lo que pensábamos. De hecho, incluso un cartel te da la bienvenida en la entrada.

Una vez dentro, puedes ir de tiendas o tomarte un café en el Starbucks de rigor que hay en la primera planta. También puedes seguir subiendo por las escaleras mecánicas hasta la cuarta planta y salir a la terraza, aunque no te ofrecerá ninguna panorámica significativa. No hay mucho que ver, pero siempre podrás decir que has estado en “casa de Trump”.

The High line

Y aunque Nueva York no sea un lugar que evoque en demasía a la candidata demócrata, si que hay uno que la menciona. Se trata del High Line, el famoso parque elevado neoyorkino construido sobre unas antiguas vías de tren, del que Clinton fue una de sus promotoras en su etapa de senadora, tal y como se puede leer en el letrero informativo.

Elecciones presidenciales
Personalidades que ayudaron en la creación del parque del High Line en Nueva York

A vueltas con Nueva York y con los Clinton, he intentado recuperar unas antiguas imágenes en las que Robert de Niro (nacido en el Greenwich Village neoyorkino), le daba al ya ex presidente Clinton una clase práctica de cómo hablar inglés con acento neoyorquino, en vista a su inminente traslado a la ciudad.

Lamentablemente no lo he conseguido, pero aquí os dejo otros dos que tienen que ver con acentos, con Hillary Clinton, con el actor Robert de Niro y con la actual campaña presidencial.

Y hasta aquí nuestro recorrido a la busca y captura de escenarios y elementos electorales. Ahora queda sentarnos y esperar. ¿Clinton o Trump? Como se suele decir ¡qué gane el mejor! Pero como el resultado nos va a afectar a todos, mejor malo conocido (Hillary Clinton), que malo por conocer (Donald Trump).

Sobre el presidente de los Estados Unidos

Evidentemente todos sabemos que es el jefe de Estado, pero no todos saben que es el jefe de Gobierno, tal como ocurre en las Repúblicas Presidencialistas. La Constitución es la que define su función y le otorga una serie de posiciones excepcionales de poder frente a las otras instituciones. Es el responsable de la política exterior y el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. Trabaja conjuntamente con los miembros del gabinete presidencial y con la oficina ejecutiva del presidente. ¿Quién no ha oído hablar del responsable de seguridad nacional?

Tiene el derecho del pocket veto (veto suspensivo) sobre las decisiones del Congreso, y nombra a los jueces de la Corte Suprema con carácter vitalicio. No obstante, desde tiempos de la Declaración de Independencia su poder está controlado por el Congreso a través de unos poderes exclusivos, como el Advice and consent  del  Senado, y el de Impeachment de la Cámara de Representantes.

Sobre el vicepresidente de los Estados Unidos

También lo eligen en las mismas elecciones que al presidente.

Es la segunda autoridad del país y quien sustituye al presidente con plenos poderes en caso de enfermedad, muerte o renuncia, ejerciendo el cargo hasta la elección de un nuevo presidente. Un ejemplo fue lo que le ocurrió a Lyndon B. Johnson tras el asesinado de Kennedy.

Entre sus funciones ostenta el cargo de presidente del Senado.

Sobre el Designated Survivor

Una figura poco conocida, pero que se ha vuelto mediática gracias a una serie de televisión.

Es el último eslabón de la línea presidencial de sucesión. El nombre del cargo lo podemos traducir como “superviviente designado”, y nació a raíz de la Guerra Fría, ante la posibilidad de un ataque nuclear. Su función es la de asegurar la continuidad gubernamental frente a una catástrofe que pueda acabar con el presidente y todos los siguientes cargos que hay en la línea de sucesión.

El cargo suele asumirlo algún miembro del Gabinete, que permanece físicamente alejado del lugar siempre que se celebren reuniones conjuntas del presidente con todos los máximos representantes gubernamentales. Algunos ejemplos evidentes son en las Ceremonias Inaugurales y el Discurso del Estado de la Unión.

En caso de tener que asumir el poder lo hará como presidente en funciones en base a lo que establece el Acta de sucesión presidencial.

Elecciones presidenciales
Recuerdo a las sufragistas. American Democracy: a great leap of faith

Sobre los partidos políticos

Aunque parece ser que la cosa tiende a diversificarse, la implantación del bipartidismo en los EEUU es una realidad desde el final de la Guerra Civil.

Tanto el partido Demócrata como el partido Republicano son partidos de cuadros, en los que prima la calidad de sus miembros sobre el volumen de afiliados.

Coinciden en una ideología centrista y liberal, destacan por la importancia que se da a la personalidad de los candidatos (especialmente en las elecciones presidenciales), y ambos funcionan bajo la influencia de sus respectivos grupos de presión (lobbies).

Elecciones presidenciales
Entrada a la exposición: American Democracy: a great leap of faith

Sobre las elecciones presidenciales

Hablar de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos supone recuperar conceptos como sufragio indirecto, electores del candidato o compromisarios y votos electorales. Un sistema electoral competitivo y abierto a la vez que singular, donde el partido que más votos obtiene en un estado es quien se gana el total de los votos electorales correspondientes al mismo. El conocido sistema del “winner takes all”, que únicamente no se aplica en los estados de Maine y de Nebraska, donde se los votos electorales se reparten proporcionalmente al número de votos físicos recibidos.

El total de votos electorales suma 538, el mismo que suma de número de representantes federades (senadores y congresistas) que tienen los diferentes estados, más los tres delegados de Washington DC. Por eso, ahora queda esperar a ver quien ganará un mínimo de 270 votos electorales para asegurarse que en la asamblea de electores le nombren presidente o presidenta, la primera en la historia americana.

Y en ello tendrán mucho que decir los electores de los llamados estados llave, es decir aquellos donde la ideología mayoritaria no es ni republicana (Texas), ni demócrata (California) y pueden decantarse a uno u otro lado. En esta ocasión parece ser que serán: Ohio, Florida, Carolina del Norte, Pensilvania, Colorado, Nevada, Iowa, New Hampshire, Virginia y Arizona.