ARCHIE HARRISON, EL PRÍNCIPE DE LOS DUQUES DE SUSSEX

Archie Harrison ya tiene nombre oficial y, además, se ha convertido en el tercer Mountbatten-Windsor de la Casa Real Británica. Las apuestas por Arthur, James, Philip o Alexander, han fallado.

Archie Harrison
Presentación oficial de Archie Harrison en el castillo de Windsor

Un nombre curioso y con significado

Según los expertos en antroponimía, el nombre que le han puesto a Baby Sussex es fresco, divertido y actual. Un nombre para un «royal» moderno, de una familia moderna británico-americana. Y a diferencia de la costumbre real británica de poner tres nombres, solo se le han puesto dos. Lo que también se ha querido ver como otra innovación.

Archie es el diminutivo de Archibald, nombre que significa «audaz y valiente». Según se especula en la prensa británica, podría haberse inspirado en el de Archibald Campbell, 9º conde de Argyll, antepasado de la princesa Diana de Gales, aunque se ha usado la versión corta para parecer más «americano».

Y la sorpresa ha venido con el de Harrison, que significa literalmente «hijo de Harry», y que evidentemente ya ha dado de qué hablar en la prensa amarilla.

Un apellido que solucionó un conflicto conyugal

Como ya explicamos en el post «Los primeros Windsor y sus descendientes», la creación del apellido Mountbatten-Windsor fue la solución que se adoptó en 1960 para acabar con el enfado del príncipe Felipe de Edimburgo porque sus hijos no llevaban su apellido.

Se estableció que tanto la reina Elizabeth II como sus hijos usarían el apellido Windsor, mientras que sus descendientes que no llevasen el título de príncipe, ni el tratamiento de Alteza Real, usarían el de Mountbatten-Windsor.

Mountbatten es el apellido familiar del príncipe Felipe de Edimburgo (Battenberg, de origen alemán), que su abuelo materno anglicanizó a partir de la traducción de «Berg» (montaña en alemán) a «Mount» (montaña en inglés), también a resultas de la I Guerra Mundial.

 

Aunque el apellido apareció por primera vez en el acta matrimonial de la princesa Ana del Reino Unido, el 14 de noviembre de 1973, la primera en usarlo oficialmente fue Lady Louise Mountbatten-Windsor, primogénita del príncipe Eduardo (conde de Wessex), aunque se le conoce habitualmente como Lady Louise Windsor. Y posteriormente también se le otorgó a su hermano pequeño, James Mountbatten-Windsor, aunque se le conoce como Viscount Severn, título que se le atribuye por ser hijo de un conde.

Un royal que no será príncipe

Lo que también ha quedado claro con el anuncio oficial del nombre del bebé es que, a pesar de la posibilidad de otorgarle un título y tratamiento de cortesía, sus padres han optado por no hacerlo, y proporcionarle así una vida lo más normal posible. Ni príncipe, ni alteza real.

Archie Harrison
Archie Harrison Mountbatten-Windsor

Por el momento, se le conocerá como Archie Harrison Mountbatten-Windsor, aunque los medios de comunicación han recuperado el tratamiento de «Master», un título usado arcaicamente en el Reino Unido para referirse a los jóvenes de la aristocracia, y que en castellano se podría traducir por «señorito».

A diferencia de los descendientes de su tío, el duque de Cambridge, Archie no es heredero directo al trono, por lo que sus padres se han podido permitir algunas licencias dentro del estricto protocolo que rodea sus vidas.

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326