BLANCOS POSADOS REALES

Dicen que los posados de las familias reales es una tradición que responde a una estrategia de comunicación, que busca acercar la institución a los ciudadanos. Tres son las épocas del año en que se suelen producir: El verano, la Navidad y… la temporada de esquí.

Blancos posados reales
Los príncipes herederos de Dinamarca con sus hijos durante sus vacaciones invernales en Suiza

Aunque el verano es la época más común en la que la mayor parte de las casas reales europeas cumplen con la tradición de posar ante los medios gráficos, la Navidad no se queda atrás. No obstante, es el posado en las pistas de esquí -dada su informalidad y “falta de protocolo”-, el que se ha convertido en un imperdible de principios de año. Evidentemente no todas las casas reales lo tienen incluido en su calendario, pero las que sí lo tienen, ya lo han convertido en toda una tradición.

Blancos posados reales
Posado de la familia real holandesa en Austria

Pero ¿a qué se debe esa tradición? Por mucho que se busque, no existe una razón de fondo del porqué, pero es evidente que la presencia de miembros de las diferentes familias reales en los resorts más exclusivos de Europa es algo que forma parte de casi todas las agendas reales.

Está claro que desde que el esquí paso de ser un medio para desplazarse sobre la nieve, a convertirse a principios del siglo XX en un divertimento para la aristocracia y las clases altas, también los royals se sumaron a esa nueva actividad lúdica, y buscando en la hemeroteca encontramos diferentes imágenes de reyes, reinas y príncipes subidos sobre unos esquís, especialmente los de los países nórdicos, donde el esquí es una parte de su filosofía de vida.

Blancos posados reales
Curiosa imagen de la reina Emma y la princesa Wihelmina de los Países Bajos en trineo. Parece ser que la reina tenía miedo a la nieve y a los deportes de invierno en general, y evitaba que su hija los practicase para evitar que le pudiese pasar algún percance.
Blancos posados reales
El rey Haakon VII de Noruega con la reina Maud (izquierda) y el príncipe Olav (derecha)
Blancos posados reales
La reina Astrid de Bélgica con la princesa Josefina Carlota (izquierda), y ésta última con su hermano el príncipe Balduino
Blancos posados reales
La reina Ingrid de Dinamarca con las princesas Benedicta y Ana María (izquierda), y la reina Margrethe II junto a los príncipes Frederik y Joachim (derecha)
Blancos posados reales
La reina Juliana de los Países Bajos y el príncipe Bernhard durante su luna de miel en Polonia (izquierda). La reina Beatrix con el príncipe Claus y sus tres hijos (derecha)
Blancos posados reales
Las princesas Beatrix e Irene de los Países Bajos

Una de las primeras curiosidades relacionadas entre el esquí y los reyes la tenemos que buscar en el año 1520, cuando una leyenda explica que el rey sueco Gustav I Vasa realizó una travesía entre las ciudades de Sälen y Mora, subido en unos esquíes, para comenzar la sublevación contra los daneses y que supondría la independencia del reino de Suecia. En base a esta historia, desde el año 1922, el primer domingo de marzo se celebra la Vasaloppet, una carrera de esquí de fondo que recorre los 90 kilómetros que hay entre ambas ciudades, conmemorando un pasaje muy importante de la historia de Suecia.

Desde que la alta aristocracia británica de mediados del siglo XIX empezó a desplazarse a la población suiza de St. Moritz a pasar las vacaciones invernales, visitar un resort de esquí durante la temporada invernal se convirtió en una actividad de obligado cumplimiento para las familias reales, que convirtieron el esquí en el deporte por excelencia de la realeza. Desde entonces, lugares como Gstaad, Klosters, Vervier o Lech am Arlberg son de obligada cita invernal para los royals.

Por cierto, aunque actualmente descubrir el modelo que lucirán las damas en el posado ya no es tan prioritario como antaño, no podemos por más que recordar la expectación que causaron los posados de la desaparecida Princesa Diana de Gales en los años ochenta, para ver con qué estilo nos sorprendía esa temporada.

Blancos posados reales
Uno de los posados más recordados de Diana de Gales, todavía como princesa

En el caso de la familia real española, la tradición de trasladar la residencia real a las pistas de esquí desde finales de diciembre hasta principios de enero ya ha pasado a la historia.

Blancos posados reales
Cuando el rey emérito todavía no era ni príncipe, junto a sus hermanos en Suiza
Blancos posados reales
Posado de la anterior familia real de España en Baqueira Beret

La actual reina ha mostrado una nula afición hacia el esquí, por lo que los posados invernales oficiales pasaron a la historia. Hasta hace un tiempo únicamente se conseguía alguna que otra imagen robada de desplazamientos individuales o en familia, dentro o fuera del país, pero sin lugar determinado. Pero finalmente -se supone que para no ser menos que otras familias reales- hubo el buscado posado invernal.

Blancos posados reales
«El esquí no está hecho para mi», pero si es necesario se hace lo que se deba por mejorar el postureo

Para saber más:
Klosters: the ski resort of royalty
Skiing Royals
Beatrix skien wintersport

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326