CURIOSIDADES SOBRE LOS LEVÉES DANESES DE AÑO NUEVO

Dentro de las costumbres y tradiciones danesas, uno de los eventos anuales que suele ser de los más elegantes de las cortes europeas es el conjunto de recepciones de Año Nuevo, que se celebran en tres jornadas diferentes a lo largo de la primera semana del mes de enero y que se conocen con el glamuroso nombre de levées, término de origen francés que se ha adoptado para denominar este tipo de eventos sociales que los gobernantes ofrecen a las primeras autoridades civiles y militares del país.

Un poco de historia

Esta palabra francesa (levées) procede del término latino levāre, que significa “levantarse”. Su uso se institucionalizó dentro del protocolo de la Corte de Versalles como Levée du Soleil para referirse al acto que llevaba a cabo el rey Luis XIV de Francia nada más levantarse, y que consistía en despachar en sus aposentos parte de la agenda del día, una práctica que se extendió posteriormente por otras cortes europeas.

Levees
La Corte de Versalles en época de Luis XIV

En el siglo XVIII, tanto en Gran Bretaña como en Irlanda, los levées se convirtieron en una recepción formal que ofrecía el soberano por la mañana o a primera hora de la tarde, y que en las colonias del Nuevo Mundo llevaban a cabo los gobernadores en nombre del monarca, con la peculiaridad de que solo podían acudir los varones. En la actualidad, se han convertido en recepciones reales o de gobernadores generales que se ofrecen con motivo del inicio del Año Nuevo, y ofrecen la posibilidad a los representantes públicos de presentar sus respetos al jefe del estado o a su representante, así como de felicitarle el año.

En Dinamarca se cree que este tipo de recepciones datan del siglo XVII, cuando se celebraba una especie de “jornada de puertas abiertas” en el castillo real para que los daneses pudiesen acudir a ver a la Familia Real y a los miembros de la Corte mientras cenaban, evento que dejó de ser público cuando el rey y su familia se trasladaron a vivir al Palacio de Christiansborg.

Las recepciones actuales se empezaron a ofrecer tras el final de la Primera Guerra Mundial, cuando el volumen de miembros de las diferentes instituciones del estado creció de manera exponencial y fue imposible agasajarlos correctamente en una única jornada. De ahí que los eventos se lleven a cabo en diferentes jornadas una vez entrado el nuevo año, tradición que inició el rey Christian X, abuelo de la actual soberana.

Cena de Gala

El programa de los levées se desarrolla a lo largo de la primera semana de enero, comenzando la tarde del día uno. La reina ofrece una cena de gala en el Palacio de Christian VII de Amalienborg, a la que asisten los miembros del gobierno, máximos representantes políticos y miembros de la corte.

Levées
Cena de gala en la corte danesa

La etiqueta para el evento es frac o uniforme militar de gran gala con condecoraciones para los caballeros y vestido largo con diadema y condecoraciones para las damas. Curiosamente, esa jornada coincide con el día en que se festeja la Orden del Elefante (Elefantordenen), máxima distinción danesa, por lo que de acuerdo a sus estatutos ese es uno de los dos días al año en que los poseedores del Collar de la Orden deben llevarlo, de ahí que sea uno de los complementos que lucen todos los miembros de la Familia Real y aquellos otros invitados que lo posean.

Desde hace unos años no es habitual que los miembros femeninos de la Familia Real suelan estrenar vestido, sino bien al contrario siempre llama la atención saber qué modelo de su guardarropa volverán a repetir. Respecto a los caballeros, los uniformes militares de gala daneses son de los más ornamentados de toda Europa, por lo que es una jornada donde no faltan hombreras doradas, sables y sombreros de plumas.

Levées
Llegada de los miembros de la Familia Real a la cena de gala del día 1 de enero

La llegada de los miembros de la Familia Real al palacio se lleva a cabo de menor a mayor rango. En primer lugar llega el príncipe Joaquín y la princesa Marie, seguidos de los príncipes herederos, Frederick y Mary y, en último lugar, la reina y el príncipe consorte.

Levées
A pesar de que la máxima precedencia en un vehículo es el asiento posterior derecho, la princesa Marie suele ocupar dicho lugar en lugar de su esposo, el príncipe Joaquín, lo que ha dado pie a algún que otro comentario sobre la conveniencia o no de ceder la precedencia en un acto tan protocolario

El banquete se celebra en la Sala de los Caballeros, también conocida como Gran Hall. Este año la Casa Real danesa ha compartido en su página web un video que muestra, de manera pormenorizada, cómo se procede al montaje de la mesa y a la colocación de los elementos del menaje y de la decoración, donde dejan constancia del cuidado que se tiene en los espacios que ocupa cada servicio y la distancia entre ellos, donde el uso de una simple regla de medir es primordial.

Levées
Mesa con el servicio de gala

Destaca el uso de doce sets de cubiertos de oro -el resto son de plata-, que se colocan en la mesa presidencial donde se ubica la reina. Entre las piezas de la cristalería se incluye una copa de cristal verde para el vino blanco, costumbre heredada del pasado cuando dicho color evitaba que se pudiese ver el posible aspecto turbio del vino. Las servilletas se doblan en forma de “sombrero de obispo” sobre el plato de presentación, y en su interior se colocan bollos de pan tibios justo antes de que los invitados tomen asiento. Entre los elementos imprescindibles del menú está el vino de Rosenborg (Rosenborgvinens), que se sirve desde 1598 y está considerado uno de los vinos más antiguos del mundo. Lleva el nombre del castillo danés en cuyas bodegas se conserva desde 1729.

Levées
Una de las personas que desarrollan un papel primordial en la organización del protocolo de la velada es el Chamberlain de la Corte.
Levées
El príncipe Frederik pasa revista a la guardia de honor a la llegada al evento

Recepciones

A diferencia del banquete del día uno, el resto de recepciones se celebran en horario matutino, y los únicos miembros de la Familia Real que acompañan a la reina y al príncipe consorte son los príncipes herederos.

En la segunda jornada se celebran dos recepciones. La primera tiene lugar en la Taffelsalen del Palacio de Christian VII sobre las 9.50h y la segunda en la Riddersalen del Palacio de Christiansborg hacia las 11.30h. A primera hora de la mañana la reina recibe a los miembros de la Corte Suprema, a los oficiales de la Royal Life Guard y del regimiento Royal Hussar Guard, y a media mañana se traslada al Palacio de Christiansborg para recibir a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditados en el reino de Dinamarca.

Levées
Opgave: Regentparret og Kronprinsparret afholder nytårskur.Dato: 6.1.2015Sted: ChristiansborgJournalist: Henrik SallingFoto: Copyright : Martin Høien/Billed-Bladet
Levées
Riddersalen
Levées
Nytårskur på Christiansborg Slot Regentparret og Kronprinsparret. (Foto: Keld Navntoft/Scanpix 2015)

En la tercera y última jornada se celebra la recepción a la que asisten los oficiales del servicio de defensa y emergencias, representantes de las grandes organizaciones nacionales danesas y aquellas otras que gozan del patronazgo real.

El elemento protocolario más destacado de esta última recepción es el paseo que realizan la reina y el príncipe consorte desde su residencia en el Palacio de Amalienborg hasta el de Christiansborg, y viceversa, en el Carruaje Dorado, escoltados por un escuadrón del regimiento de la Royal Hussar Guard. El coche, que también se conoce con el nombre de “Carruaje del rey Christian VIII”, fue construido en 1840 y está recubierto por láminas de oro de 24 quilates.

Levées
Carruaje del rey Christian VIII
Levées
Llegada de la reina al palacio de Christianborg
Levées
Llegada de los príncipes herederos

Respecto a la etiqueta de estas tres últimas recepciones continua siendo de gala, aunque debido a que se trata de actos matutinos las damas quedan exentas del uso de diademas, no así de condecoraciones. En esta ocasión el collar de la Orden del Elefante se sustituye por la placa, la banda y la venera. En la recepción del cuerpo diplomático muchos de los invitados optan por vestir con su traje nacional, lo que le da un especial colorido al encuentro.

Levées
Llegada de la embajadora de Suecia vistiendo el traje nacional

Desde hace unos años (concretamente el año 2006) la reina suele vestir la misma indumentaria durante las recepciones del segundo y tercer día, lo que ya ha empezado a considerarse como su “uniforme para los levées matinales de año nuevo”. De todos es conocido el especial estilo de vestir de la reina danesa, lo que sorprende es que use el mismo vestido durante dos días seguidos y a lo largo de dos mañanas completas; algo que ya se ha convertido en tradición.

Levées
El “uniforme” de la reina para las recepciones de mañana

Más imágenes:
Nytårskur- & taffel 2015, Amalienborg
Nytårskur på Christiansborg Slot

Para saber más:
Royal rooms at Christiansborg
Danish royal family in old pictures and postcards

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326