DIADEMAS Y CONDECORACIONES DEL PRINCIPADO DE MÓNACO

Cuando Charlene Wittstock llegó a Mónaco para convertirse en princesa, el futuro le deparaba dos retos. El primero conseguir ganarse a sus futuros súbditos, ya que era extranjera en el país. El segundo igualar, como mínimo, el glamur con el que había llenado el Principado su antecesora, la princesa Grace, y su hija mayor, la princesa Carolina. Evidentemente eso fue motivo suficiente para que los medios de comunicación estuviesen atentos a todos sus movimientos, desde el primer momento. Y, por el momento, parece ser que el resultado va siendo satisfactorio.

Diademas y condecoraciones
La princesa Charlene a su llegada a la boda de la princesa Madeleine de Suecia

No obstante, su asistencia a la boda de la princesa Madeleine, saltándose dos requisitos de la etiqueta del evento, como fue no lucir diadema ni banda de condecoración, la ha vuelto a llevar a los titulares de la prensa, que se han preguntado el porqué de ello. El motivo no se sabe, pero lo que está claro es que no se puede atribuir a que carezca de cualquiera de ambos elementos.

Condecoraciones y distinciones del Principado de Mónaco

A pesar de su reducido tamaño, el Principado de Mónaco tiene un listado de condecoraciones significativo, entre las que destacan, por orden de precedencia: La Orden de San Carlos (Ordre de Saint-Charles) y, en segundo lugar en importancia, la Orden de Grimaldi (Ordre des Grimaldi).

Diademas y Condecoraciones
La Orden de San Carlos (izquierda) y la Orden de los Grimaldi (derecha)

La Orden de San Carlos

La Orden de San Carlos fue creada en 1858, y premia méritos y servicios prestados al Príncipe o al Estado. El actual Gran Maestre es SAS Alberto II, que recibió el Gran Collar el día de su entronización, y la ceremonia de concesión de los diferentes grados se celebra el Día Nacional del Principado. El gran collar de la orden aparece en el escudo de armas del Principado y la cinta luce los dos colores de la bandera, el rojo y el blanco.

La princesa Charlene es Dama Gran Cruz de la Orden de San Carlos desde el 17 de noviembre de 2012, así como también lo es la princesa Carolina, y lo fue su antecesora la princesa Grace. Se da por hecho, que debería haberla usado durante la boda de Suecia.

Las joyas de la Casa Grimaldi

Al contrario de lo que ocurre en la mayoría de las casas reales europeas, la Casa Grimaldi no es una casa que posea importantes joyas que vayan pasando de madres a hijas o hijas políticas. Son más bien colecciones particulares de cada princesa, que se entregan a sus herederas, en base a la voluntad del testador. De ahí que la anterior princesa soberana tuviera que crearse su propia colección, como está ocurriendo con la princesa actual.

Diademas de la princesa Grace

La mayoría de las diademas que habían pertenecido a las colecciones particulares de la princesa Carlota o de la princesa Grace están en poder de la princesa Carolina, que las heredó directamente de su abuela o de su madre, por lo que no se espera que la princesa Charlene llegue a usarlas.

Dos de las más destacadas, propiedad de la princesa Carlota, son la Diadema de las Perlas en forma de lágrima, diseñada por Cartier en 1920, y la Diadema Fringe (habitual en la mayoría de las Cortes de finales del siglo XIX y principios del XX), que aunque se consideraba como la tiara oficial de las princesas de Mónaco, la princesa Grace nunca la usó y, hasta el momento, la princesa Carolina únicamente la ha usado como gargantilla.

Diademas y condecoraciones
Diadema Fringe (izquierda) y Diadema de las Perlas (derecha) con la diadema Fringe como gargantilla

Otra de las diademas que se le han visto lucir a la princesa Carolina es la Diadema de los Zafiros, aunque se desconoce su procedencia.

La colección de diademas que usó la princesa Grace a lo largo de su vida (y que también se encuentran en posesión de la princesa Carolina) se formó a partir de regalos de boda o diferentes préstamos. No se le conocen tiaras de grandes proporciones, ya que siempre tuvo tendencia a lucir ornamentos elaborados a partir de cualquier tipo de joya, combinados con elaborados peinados, en lugar de usar una tiara.

Entre los regalos de boda recibió la Diadema Bains de Mer de la Société des Bains de Mer, empresa responsable de la dirección de los casinos y los hoteles de alto standing del Principado. Está compuesta por tres broches de diamantes y rubíes, ensartados en oro y platino, que se pueden usar juntos o por separado.

Diademas y condecoraciones
Diadema Bains de Mer regalo de bodas de la Société des Bains de Mer

Otra diadema que recibió con motivo de su enlace fue la Diadema Serre-Chignon, que lució en muy pocas ocasiones, pero que se recuerda por haberla usado en la espectacular Ceremonia de Coronación del Sha de Persia, en 1967.

Otra es la mini diadema de Grace, una ligera diadema formada por tres hileras de diamantes, que la princesa Carolina lució en el baile anterior a la ceremonia de su primer enlace matrimonial, y que la princesa Grace, al contrario de lo que hizo con la Serre-Chignon, utilizó de manera muy habitual.

La Diadema Van Cleef & Arpels la que usó durante el baile de gala que se celebró con motivo del primer enlace matrimonial de su hija Carolina. Tras su fallecimiento, nadie la ha vuelto a usar.

Diademas y condecoraciones
Mini diadema de Grace y Diadema Van Cleef & Arpels

Entre las diademas que recibió prestadas destaca una de diamantes y rubíes, combinación muy del gusto de la princesa Grace, ya que representaban los colores de la bandera del Principado, y la tiara de mayor tamaño que lució la princesa, que fue durante el Baile del Centenario que se celebró en 1966. Se cree que la tiara había pertenecido a la emperatriz Josefina, y que fue la que utilizó durante su coronación.

Diademas de la princesa Charlene

Debido a la situación que hemos comentado, no se cree que la princesa Charlene haya recibido ninguna de las diademas mencionadas, por lo que a raíz de su enlace con el príncipe Alberto II ha iniciado la creación de su propia colección particular, a partir de las dos primeras que ha recibido como regalo de boda.

Diademas y condecoraciones
Diadema Espuma de Diamantes (izquierda) y Diadema Océano (derecha)

La primera es la Diadema Océano, elaborada por Van Cleef & Arpels, que se puede lucir tanto como tiara, que como gargantilla, y los expertos apuestan en que se convertirá en una de las más emblemáticas del Principado. Hasta el momento, a la princesa únicamente se le ha visto usarla públicamente a modo de gargantilla.

La segunda es la Diadema Espuma de Diamantes, un innovador diseño de Lorenz Bäumer, que según su diseñador hace una referencia al mar, tomándolo como algo muy personal para la princesa (recordemos que es ex nadadora), y para el pueblo monegasco que vive en un pequeño promontorio junto al Mediterráneo. La diadema la usó en la recepción que se ofreció a los miembros de la realeza tras su enlace matrimonial, y es la única ocasión en la que se le ha visto hasta el momento.

El día de su enlace, y de acuerdo a la tradición de la dinastía Grimaldi, en que las princesas no suelen llevar diadema como tocado de boda, la princesa Charlene lució un prendedor de plata y brillantes para adornar su recogido, que le prestó la princesa Carolina y que había pertenecido a su abuela, la princesa Carlota.

Diademas de la princesa de Hannover

La princesa Carolina, aparte de todas las tiaras comentadas, a raíz de su enlace con Ernesto de Hannover, jefe actual de esa Casa Real, ha ampliado su particular listado de diademas usadas, añadiendo la Diadema de Diamantes Brunswick (Brunswick Diamond Tiara) y la Diadema Floral (Hanoverian Floral Tiara), pero ambas ya como princesa de Hannover.

Diademas y condecoraciones
La Diadema de Diamantes Brunswick (izquierda) y la Diadema Floral de los Hannover (derecha)
Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326