DURANTE EL PRINSJESDAG EL PROTOCOLO ES EL REY

Como cada tercer martes de septiembre, desde el año 1887, se ha celebrado en la Haya el Prinsjesdag o Día del Príncipe, jornada que marca el inicio del curso político del país, y que es una fiesta repleta de tradiciones y rituales, donde “el protocolo es el rey”.

Prinsjesdag
La familia real saludando desde el balcón principal del palacio Noordeinde

La jornada, de acuerdo con el ceremonial tradicional, se inicia con la apertura oficial de los Estados Generales de los Países Bajos [Staten-Generaal der Nederlanden está formado por un Senado (Eerste Kamer) y por una cámara de representantes (Tweede Kamer)], reunidos en una sesión conjunta de ambas cámaras, a la que acude el Rey acompañado de otros miembros de la Familia Real, para pronunciar el que se conoce como Discurso del Trono o Troonrede, tal y como estipula el artículo 65º de la Constitución del país: «Una exposición sobre la política a seguir por el Gobierno será dada por éste en nombre del Rey ante una sesión conjunta de las dos cámaras de los Estados Generales, que será realizada todos los años el tercer martes de septiembre o en fecha anterior, que podrá ser establecida por ley del Parlamento».

El discurso, que aunque lo pronuncie el Rey lo redacta el Primer Ministro y su gabinete, versa sobre la política que el gobierno piensa desarrollar durante la próxima legislatura. La ceremonia se celebra en el Ridderzaal o Sala de los Caballeros del Binnenhof, sede oficial del Parlamento neerlandés.

La etiqueta es otra de las tradiciones que caracterizan el evento. Todas las damas asistentes deben llevar tocado, lo que ha hecho que a esta jornada también se le conozca popularmente como el Ascot holandés. Los miembros femeninos de la Familia Real, además de vestir de largo, lucen banda y condecoraciones. En el caso de los caballeros, la etiqueta exige traje formal o chaqué.

Prinsjesdag
Panorámica del patio interior de los edificios del Parlamento. Foto: Hola

Entre todo el ceremonial de la jornada destaca especialmente el Desfile Real o Koninklijke stoet, en el que el Rey se desplaza desde el palacio Noordeinde (residencia real en la Haya) hasta la sede del Parlamento, acompañado por un numeroso séquito. El recorrido discurre por las calles de la ciudad y tiene una duración aproximada de un cuarto de hora.

Entre los diferentes carruajes que forman parte de la comitiva, destaca especialmente el que transporta a los monarcas, conocido como Carroza de Oro o Gouden Koets, que la ciudad de Ámsterdam regaló a la reina Guillermina coincidiendo con su coronación, y que es un impresionante carruaje de madera de teca de la Isla de Java, recubierto por láminas de oro. Se caracteriza por sus grandes dimensiones y su altura interior, que permite permanecer de pie en el mismo de acuerdo a los deseos expresados por la propia reina Guillermina.

El desfile lo abre la banda de la Guardia Real Johan Willem Friso, seguida por diferentes compañías de granaderos y cazadores, de la Guardia Real y escoltas de honor a caballo.

Prinsjesdag
El desfile lo abre la banda de la Guardia Real Johan Willem Friso. Foto: Hola

El orden de los carruajes empieza con el que transporta al Chambelán del Rey (kamerheer of kamerling) y al Maestro de ceremonias de la Corte (ceremoniemeester), un coupé de gala tirado por dos caballos y un lacayo a cada puerta, seguido por el que transporta al Gran Maestre de la Casa del Rey (Grootmeester van het Huis van Z.M. de Koning) y la primera dama de compañía (Grootmeesteres van Z.M. de Koning), de igual estilo que el anterior. El siguiente coche transporta a miembros de la Familia Real, precedido de una unidad montada de escolta. En este caso, la berlina de gala está tirada por cuatro caballos y la acompañan dos lacayos a cada lado del coche.

La carroza que transporta al matrimonio real va precedida de una guardia de honor y va tirada por ocho caballos y acompañada por cuatro lacayos, dos a cada lado. Dos ayudantes del rey a caballo franquean la carroza a lado y lado. Un pelotón de escolta a caballo cierra la comitiva, que va encabeza  por el escudero de su Majestad el Rey.

Siguiendo con el ceremonial, hay que mencionar el papel que desempeña el Ministro de Hacienda, que sigue a la comitiva portando una maleta con la inscripción «Derde Dinsdag in September» («Tercer martes de septiembre») y que contiene los presupuestos que el ministro presentará esa misma tarde a la cámara de representantes, una vez acabadas las ceremonias de la mañana, y que es uno de los principales elementos materiales que protagonizan la jornada.

Como ya hemos dicho, la ceremonia se celebra en el Ridderzaal y está presidida por el presidente del Senado. Una vez han entrado en la sala los miembros de ambas cámaras, el presidente procede a la apertura de la sesión y, a continuación, nombra un número de ujieres entre los miembros de ambas cámaras que deberán recibir y escoltar al monarca y a su séquito hasta el interior de la sala donde se encuentra el trono. De acuerdo con el programa del acto, la sesión se abre a las 13:00h.

Los miembros del gobierno y los parlamentarios ocupan, respectivamente, los asientos situados a izquierda y derecha del trono. Ese espacio, delimitado por unas discretas barreras de madera se conoce con el nombre de enceinte, y quiere simbolizar que el Rey se encuentra reunido con el Parlamento. Junto a los ministros y secretarios de estado del gobierno también se sientan los miembros del Consejo de Estado, máximo órgano consultivo del gobierno. El resto de asistentes e invitados ocupan los lugares situados fuera del enceinte.

Prinsjesdag
Llegada de los monarcas. Foto: Hola
Prinsjesdag
Recepción a pie de coche y saludo a la bandera. Foto: Hola

A la llegada del monarca, y tras la interpretación del Wilhelmus (himno nacional), los ujieres designados proceden a recibir al Rey y al resto de miembros de la Familia Real para acompañarlos hasta la entrada de Ridderzaal, donde todos los asistentes puestos en pie los reciben. El monarca, tras ocupar su lugar en el trono, inicia el discurso en calidad de jefe «formal» del gobierno.

A su finalización, el presidente del Senado exclama la frase «Leve de koning!» («¡Larga vida al rey!»), al que todos los presentes responden con tres «hurrah!» Hacia las 13:50h, el Rey y el resto de miembros de la Familia Real, acompañados nuevamente por los ujieres que los recibieron a su llegada, abandonan la sala y el presidente procede a dar por cerrada la sesión.

Prinsjesdag
El Ridderzaal o Sala de los Caballeros del Binnenhof,

Los actos de la jornada matinal acaban hacia las 14:00h cuando la Familia Real, tras regresar al palacio Noordeinde, salen al balcón principal para saludar al público congregado. Esta tradición se puede decir que es prácticamente nueva, ya que data de la década de 1960, cuando por razones de seguridad se eliminó el paseo en coche descubierto que hacían desde la sede del Parlamento hasta el Palacio Real.

Prinsjesdag
Fachada principal del palacio Noordeinde
Prinsjesdag
La tradición de salir a saludar toda la Familia Real se inició en 1985

La tradición de salir a saludar los reyes acompañados por otros miembros de la Familia Real se inició en 1985, con la primera aparición del actual rey, por aquel entonces príncipe heredero, al que se le sumaron sus dos hermanos a partir de 1988.

Históricamente, en el siglo XVIII el Prinsjesdag era la fiesta más popular de los Países Bajos, y se celebraba el día 8 de marzo, coincidiendo con el aniversario del príncipe Guillermo V (lo que explica el nombre de la fiesta), con la finalidad de escenificar la lealtad hacia la Casa de Orange. A lo largo del siglo XIX, y coincidiendo con diferentes revisiones constitucionales, dada la relevancia que había alcanzado la fiesta dentro del calendario parlamentario del país, se fijó en la fecha que actualmente se celebra, es decir, el tercer martes de septiembre.

Para saber más:
Prinsjesdag. Het Koninklijk Huis

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326