ENTRE TÍTULOS NOBILIARIOS Y TRATAMIENTOS PROTOCOLARIOS

Por fin, y tras días de apuestas y especulación, ya se ha desvelado el secreto: la nueva princesa sueca, primera hija de la princesa Madeleine y segunda nieta de los reyes de Suecia, se llamará Leonore Lillian Maria, tendrá tratamiento de Alteza Real, y recibirá el título de Duquesa de Gotland.

A pesar de no haberse podido cumplir con la tradición de comunicarlo al día siguiente del nacimiento (dado el viaje de los monarcas suecos a Nueva York para conocer a la recién nacida), finalmente ayer miércoles se celebró la esperada reunión ministerial, en el Palacio Real de Estocolmo, donde el rey Carlos XVI Augusto, acompañado por la princesa Victoria, se lo comunicó oficialmente a los miembros del gobierno.

Una noticia que nos sirve de punto de partida para comenzar el post de hoy. Uno de los errores conceptuales más habituales en el mundo del protocolo (especialmente para la gente de a pie) es el de confundir el concepto de título con el de tratamiento. Por ello vamos a hacer un breve resumen que pueda resultar aclarador.

Acepciones del diccionario

En primer lugar acudiremos al diccionario de la Real Academia de la Lengua para buscar las correspondientes definiciones.

Título: (Del latín titŭlus). 2. m. Renombre o distintivo con que se conoce a alguien por sus cualidades o sus acciones. 6. m. Dignidad nobiliaria, como la de conde, marqués o duque. 7. m. Persona que posee esta dignidad nobiliaria. Título del reino. 1. m. Título (‖ dignidad nobiliaria). 2. m. Título (‖ persona que posee una dignidad nobiliaria).

Tratamiento: 2. m. Título de cortesía que se da a una persona; p. ej., usted, señoría, excelencia, etc. Apear el tratamiento a alguien. 1. loc. verb. Prescindir del tratamiento que formalmente le corresponde.

Por lo tanto, podemos concretar que el título se refiere a la dignidad, y el tratamiento hace referencia al título de cortesía que va parejo a esa dignidad, de lo que se deduce que cada título tiene aparejado su correspondiente tratamiento.

Una vez aclarada la diferencia, profundizaremos algo más en cada uno de ambos conceptos.

Títulos y tratamientos en España

Los títulos en España están divididos en dos grandes grupos. Uno lo integran los que se conocen como títulos de la Casa Real, y el otro los títulos del Reino, que también se conocen como títulos nobiliarios. Los títulos de la Casa Real son títulos graciables que se conceden al Monarca y a los miembros de la Familia Real con carácter vitalicio, y que no se rigen por las mismas normas que el resto de títulos nobiliarios. Son tres:

Rey o reina de España, que se le otorga al titular de la Corona.
Príncipe de Asturias o princesa de Asturias, que se le otorga al heredero de la Corona.
Infante o infanta de España, título que reciben todos los hijos del monarca que no tengan la dignidad de príncipe, y los hijos de éste último. El Monarca tiene la facultad de conceder la dignidad de infante de España a otras personas, como veremos más adelante.

Títulos nobiliarios
Reyes, príncipes e infantes. Títulos nobiliarios de la Corona Española

Dentro de los títulos nobiliarios existen dos categorías, los de nobleza titulada, que incluyen los de duque, marqués, conde, vizconde, barón, y los de nobleza no titulada que incluyen los de caballero, hidalgo, señor o maestrante. Además, algunos de ellos pueden ir asociados a la dignidad añadida de grandeza de España, lo que les otorga un plus en la jerarquía. Aunque tradicionalmente suele ir asociada a los títulos nobiliarios, también puede concederse por sí sola como grandeza personal, sin estar adscrita a ningún título.

Respecto a los tratamientos, el monarca y su consorte tienen el de Majestad, y los príncipes de Asturias e infantes el de Alteza Real. Para los títulos de duque, y todos aquellos que tengan Grandeza de España, se utiliza el tratamiento de Excelentísimo, para los títulos de marqués, conde o vizconde el de Ilustrísimo, y para el de barón el de Señoría.

Títulos nobiliarios
Maria del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, popularmente conocida como Cayetana de Alba o Duquesa de Alba es, según el Libro Guinness de los Récords, quien posee más títulos legalmente reconocidos ante un estado que ningún otro noble en el mundo. Es cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, condesa-duquesa y condestablesa, además de ser catorce veces Grande de España (Fuente: Wikipedia)

Desliando confusiones

El tratamiento protocolario, tal y como hemos comentado, se refiere al título de cortesía que se da a una persona, pero no solo a aquellas que se les reconoce un título real o nobiliario. Administrativamente hablando, los tratamientos también van ligados a un cargo o a una categoría profesional, y pueden distinguir entre tratamientos de carácter civil, militar o religioso. En estos casos, como se trata de un título de cortesía con carácter honorífico, puede darse el supuesto que la persona que lo ostenta pueda seguir usándolo una vez deje de ocupar el cargo que lo ha motivo, o que la misma persona asuma diferentes cargos que lleven emparejados el uso de diferentes tratamientos, por lo que se le deberá asignar el que le corresponda a cada cargo.

Otra confusión suele darse a la hora de escribirlos. Para ello existen dos formas correctas de hacerlo, que vale la pena tener en cuenta para no equivocarnos:

a. Tratamiento + nombre y apellidos, cargo o título.
b. Cargo o título, tratamiento + nombre y apellidos.

S.E. Maria del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, duquesa de Alba.
La duquesa de Alba, S.E. Maria del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva

Origen

Desde la Edad Moderna, los tratamientos que se les han asignado tanto a los monarcas como a los nobles venían marcados por las tradiciones y el idioma de cada lugar. No obstante, con el paso de los años, el uso se fue especializando y generalizando, hasta llegar a los tratamientos que se usan hoy en día. Pero hagamos un breve repaso histórico, para saber el origen de algunos de ellos.

Majestad, Majestad Real, Majestad Imperial. Antiguamente los monarcas de los países situados en la Europa Occidental recibían el tratamiento de Alteza, además del de Don en España, Sir o Lord en las Islas Británicas y el de Monsieur en Francia, los monarcas de los países de la Europa Oriental recibían el de Excelencia, y el tratamiento de Majestad era de uso exclusivo para el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, de ahí que el rey Carlos I de España lo asumió cuando fue investido emperador.

Títulos nobiliarios
Reyes y reinas con tratamientos de majestad

A partir de ese momento, debido a que el tratamiento de Majestad empezó a generalizarse entre los reyes europeos, para dar cierto grado de diferenciación, al rey de Francia se le otorgó el tratamiento de Majestad Real y al emperador se le cambió por el de Majestad Imperial. En la actualidad, el tratamiento de Majestad se otorga tanto a reyes como a emperadores.

Alteza, Alteza Real, Alteza Serenísima, Alteza Imperial. Aunque el tratamiento de Alteza antiguamente lo habían utilizado los monarcas en general, a partir del siglo XVI fueron los duques soberanos italianos (pequeños monarcas) los que se lo apropiaron en la forma latina de Celsissimo, que con el tiempo acabaría derivando en el de Alteza Serenísima.

Títulos nobiliarios
Altezas reales

La creación del tratamiento de Alteza Real fue ideado por el Cardenal-Infante Fernando de Austria, hijo del rey Felipe III, para diferenciar a quienes recibían el tratamiento de Alteza por ser hijos de monarcas, de quienes lo recibían como Alteza a secas (pequeños monarcas). Posteriormente, también se le otorgaría al Duque de Orleáns, hermano del rey de Francia, generalizándose entre los príncipes, archiduques e infantes a mediados del siglo XVIII.  El tratamiento de Alteza Imperial lo creó la zarina Isabel de Rusia, hija del zar Pedro el Grande, cuando nombró a su sobrino, futuro Pedro III, gran duque heredero de Rusia, Posteriormente lo adoptaron los miembros de la Casa Imperial de Francia, así como los archiduques de Austria y el heredero al trono del Imperio Alemán, que lo ampliarían a Alteza Imperial y Real.

El Congreso de Viena, que se celebró tras el fin de las guerras napoleónicas, no solo trató sobre temas políticos y diplomáticos, sino que también sirvió para establecer una jerarquización entre tratamientos protocolarios, que es la base de los que se usan hoy en día. Ya entrado el siglo XX, debido por un lado a la desaparición de la mayor parte de las monarquías que gobernaban en Europa, y por otro al acceso de personas sin sangre real a las familias reales, se realizó un nuevo replanteamiento del paralelismo entre títulos y tratamientos. En Dinamarca, Gran Bretaña, Noruega o España se restringe notablemente el tratamiento de Alteza Real, mientras que en Bélgica o Liechtenstein se extiende a todos los descendientes del soberano, por lo que se van a dar casos comparativos entre nietos de monarcas que, mientras que en algunos países solo tienen tratamiento de Excelentísimo, en otros pueden tener el de Alteza Serenísima.

Tratamientos correspondientes a cada título

A modo de resumen, podemos tomar el siguiente listado donde se detallan los tratamientos correspondientes a cada título, a pesar de que algunos de ellos corresponden a casas reales no reinantes, cuyos miembros se suponen aspirantes al trono.

Majestad: Reyes y emperadores.

Alteza Imperial y Real: Archiduques de Austria y el heredero del Imperio Alemán.

Alteza Imperial: Grandes duques de Rusia, miembros de la Casa Imperial de
Francia y el heredero del Trono de Brasil.

Alteza Real: Grandes duques de Luxemburgo, Infantes de España y Portugal, Príncipes de la Gran Bretaña, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Noruega, Suecia y Dinamarca. Príncipes de Grecia, Rumania, Bulgaria, Serbia, Montenegro, Albania, Italia, Georgia, Francia, Dos Sicilias, Parma, Prusia, Baviera, Sajonia y Hannover. Algunas casas ducales y gran ducales de Alemania.

Alteza: Miembros menores de algunas casas reales, como las de Dinamarca o de los Países Bajos.

Títulos nobiliarios
Su Alteza Real la princesa Margriet de los Países Bajos, princesa de Orange-Nassau, princesa de Lippe-Biesterfeld y familia. Sus hijos llevan título de príncipe de Orange-Nassau y tienen tratamiento de Alteza. Desde el ascenso al trono del actual monarca, Guillermo Alejandro, han dejado de formar parte de la línea de sucesión al trono y de la Familia Real

Alteza Serenísima: Los príncipes de Mónaco y de Liechtenstein.

Otros tratamientos menos conocidos son los de Alteza Gran Ducal o Alteza Ilustrísima, utilizados principalmente por miembros procedentes de casas principescas o nobles alemanas.

Algunas curiosidades

En 1917, en plena I Guerra Mundial y tras la redacción de una nueva legislación sobre títulos y tratamientos, todos los súbditos británicos descendientes de matrimonios con príncipes alemanes, que ostentaban títulos de casas principescas o nobles alemanas, y tratamientos de Alteza o Alteza Serenísima (leáse príncipes de Battenberg o duques de Teck), tuvieron que renunciar a ellos y obtener el título de la nobleza británica que por familia les correspondía, adquirieron a la vez el tratamiento de Lord (Sir) o de Lady.

La única ocasión hasta la fecha, en la que el rey de España ha usado su facultad de otorgar el título de Infante a personas sin sangre real, tuvo lugar en 1927 cuando Alfonso XIII le otorgó el título de Infanta y tratamiento de Alteza Real a Maria Luisa de Silva y Fernandez de Henestrosa, 1ª Duquesa de Talavera de la Reina, a raíz de su matrimonio con Fernando de Baviera, infante de España por matrimonio y príncipe de Baviera, que había enviudado de la Infanta Maria Teresa de España hermana del rey. La duquesa había sido dama de la reina Maria Cristina, por lo que el matrimonio dio bastante de que hablar, y se tuvo que celebrar lejos de la corte real.

Títulos nobiliarios
Infantes por nombramiento, matrimonio y nacimiento

Otros casos en los que históricamente se ha otorgado el título de príncipe (consorte) y el tratamiento de Alteza Real, como consecuencia del matrimonio con un monarca o un heredero al trono, se ha dado en los Países Bajos, Bélgica y el Reino Unido.

Títulos nobiliarios
En 1937 se le otorgó al príncipe Bernhard zur Lippe-Biesterfeld tras si
boda con la princesa Juliana, futura reina de Holanda: Zijne Koninklijke Hoogheid prins Bernhard der Nederlanden, Prins van Lippe-Biesterfeld (Su Alteza Real el príncipe Bernhard de los Países Bajos, príncipe de Lippe-Biesterfeld). De soltero había tenido el tratamiento de Alteza Serenísima dada su condición de príncipe alemán.
Títulos nobiliarios
En 1966 se le concedió a Claus von Amsberg, tras su enlace con la
princesa Beatriz, heredera al trono de los Países Bajos y futura reina: Zijne Koninklijke Hoogheid Prins Claus der Nederlanden, Jonkheer van Amsberg (Su Alteza Real el príncipe Claus de los Países Bajos, señor de Amsberg)
Títulos nobiliarios
En el año 1941 se le concedió a Mary Lilian Baels, tras su matrimonio
con el rey Leopoldo III de Bélgica: Son Altesse Royale Lilian, Princesse de Réthy. Evidentemente al casarse con un monarca hubiese tenido derecho al título de reina consorte, pero debido a que el rey era viudo se optó por otorgarse el tratamiento de Alteza Real y el título de princesa, manteniendo el de reina relacionado con la memoria de su primera esposa.
Títulos nobiliarios
En 1947, tras su matrimonio con la princesa Isabel del Reino Unido y heredera al trono, al príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca -que había renunciado a su antigua familia real- se le otorgó el título de duque de Edimburgo y el tratamiento de Alteza Real: His Royal Highness The Duke of Edinburgh, (Su Alteza Real el duque de Edimburgo). Tras el ascenso al trono de su esposa se cambió por His Royal Highness The Prince Philip, Duke of Edinburgh (Su Alteza Real el príncipe Felipe, duque de Edimburgo), ya como príncipe consorte.

En los últimos años, dado el volumen de matrimonios morganáticos que se han celebrado en las diferentes familias reales europeas, otorgar títulos de príncipe o princesa y tratamientos de Alteza Real se ha convertido casi en una costumbre.

Fuente consultada: “Historia de los tratamientos en las Casas Reales Europeas”. Ilmo. Sr. Carlos Robles do Campo. Académico de Número.

Para saber más:
Los Tratamientos en las Casas Reales
Escalas nobiliarias en las monarquías europeas
Títulos de la realeza I
Títulos de la realeza II
Tratamientos protocolarios de la monarquía

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326