LOS ESTADOS DE LA UNIÓN EUROPEA: PAÍSES BAJOS

El inicio del proceso de integración europeo, aunque parezca paradójico, se empezó a tejer en el periodo de entre guerras, cuando se intentaron llevar a la práctica diferentes iniciativas institucionales y privadas que, evidentemente, fracasaron con el estallido de la II Guerra Mundial y el final de la hegemonía económica y política europea, ante el auge de los EEUU y la bipolarización mundial de la Guerra Fría.

Países Bajos
Banderas de los países miembros de la UE

En 1950 una propuesta del ministro de asuntos exteriores francés, Robert Schumann, para la creación de un tratado de cooperación entre Francia y Alemania occidental, desembocaría un año más tarde en la firma del Tratado de París y en la creación de lo que se conocería como Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), a la que se sumaría Italia y los tres países del Benelux (Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo). A este grupo de seis países países se les conocería popularmente como The Inner Six. 1957 sería el año de la firma del Tratado de Roma que, a partir del embrión engendrado en París, daría el pistoletazo de salida a la Comunidad Económica Europea.

La organización ha ido evolucionando mediante la firma de posteriores tratados (quizá el más importante fue el que creó la Unión Europea), y una serie de ampliaciones que ha llegado a integrar hasta el momento a 27 estados, y que el próximo 1 de julio celebrará la incorporación oficial de Croacia como el  28º estado miembro.

El orden de las ampliaciones ha sido el siguente:

  • En 1951 se creó la Europa de los seis con Alemania occidental, Bélgica, Francia, Países Bajos, Italia y Luxemburgo.
  • En 1973 se amplió por primera vez a la Europa de los nueve con la incorporación de Dinamarca, Irlanda y el Reino Unido.
  • 1981 dio lugar a la Europa de los diez con la incorporación de Grecia.
  • En 1986 se incorporaron Portugal y España, y se creó la Europa de los doce.
  • En 1995 pasó a denominarse la Europa de los quince con la incorporación de Austria, Finlandia y Suecia.
  • En 2004 se creó la Europa de los veinticinco. Se llevó a cabo la ampliación más numerosa de las realizadas hasta el momento, con la novedad añadida que se incorporaron países que habían formado parte del bloque soviético.
  • En 2007 se incorporaron Bulgaria y Rumanía, y pasó a ser la Europa de los veintisiete.

Siguiendo el orden cronológico de las ampliaciones, y de manera progresiva, vamos a ir incluyendo en el blog una ficha informativa de cada uno de los países miembros.

Debido a que hoy está de rabiosa actualidad, ya que se está llevando a cabo la escenificación oficial del traspaso de poderes entre su antiguo y nuevo jefe de estado, el país elegido para abrir la lista es los Países Bajos, uno de los seis países fundadores de la Unión.

Los Países Bajos

Son un estado unitario, dividido en doce provincias y diferentes áreas dependientes de ultramar (Curaçao, Aruba, San Martín y las Antillas Neerlandesas). Su forma de gobierno es la monarquía parlamentaria, regulada con una Constitución que data de 1815, y que se ha enmendado en diferentes ocasiones.

Siempre nos ha causado una duda saber si el término correcto para nombrar el país es Países Bajos o, bien al contrario, Holanda como se le conoce popularmente. Gracias a la información publicada sobre esta cuestión en la página web de Turismo de Holanda hemos podido resolver la incógnita. Los dos son correctos, si se utilizan en el entorno adecuado.

El nombre oficial es Reino de los Países Bajos (Koninkrijk der Nederlanden) pero, históricamente por temas comerciales, y actualmente por imagen de marca, el uso del nombre de Holanda es totalmente correcto.

Países Bajos
Logo oficial de Turismo de Holanda

La capital oficial del país es Àmsterdam, dignidad que le reconoce la propia Constitución, pero La Haya (Den Haag) es la sede gubernamental y el centro administrativo del país, así como el lugar donde está la residencia oficial del monarca, el palacio de Huis ten Bosch o «casa de madera» y el palacio Noordeinde donde tiene sus oficinas.

El neerlandés es el idioma oficial del país, aunque también se habla frisón (que procede de la rama occidental de las lenguas germánicas, una lengua próxima al inglés y al escocés), y limburgués, que tiene origen germánico.

El día de la fiesta nacional se corresponde con la festividad conocida como el Día de la Reina (Koninginnedag) que hasta hoy, y desde la ascensión al trono de la ex reina Juliana, se ha celebrado el día 30 de abril correspondiéndose con la onomástica de la monarca.

La tradición la instauró el rey Guillermo III el día 31 de agosto de 1885, con motivo del quinto aniversario de su hija la princesa heredera Guillermina. Cuando Guillermina se convirtió en reina, se mantuvo la fecha pero se le cambió el nombre, pasando de «Día de la Princesa» a «Día de la Reina». La reina Juliana lo trasladó al día 30 de abril en 1948, fecha que mantuvo la  reina Beatrix en honor a su madre y que quiso seguir celebrando por coincidir el día con su investidura como monarca.

Tras el ascenso al trono del rey Guillermo, la fecha se trasladará al día 27 de abril y pasará a denominarse «Día del Rey» (Koningsdag).

Países Bajos
El Día del Rey o Día de la Reina

Los símbolos oficiales son la bandera y el himno nacional.

El jefe de estado es desde hoy, día 30 de abril de 2013, Su Majestad Willem de Oranje-Nassau, rey de los neerlandeses, que ha rehusado usar el número IV tras el nombre, y a quien se deberán dirigir con el tratamiento de «Su Majestad”. Su consorte, ha recibido el título de Su Majestad Máxima, reina de los neerlandeses.

Países Bajos
Su Majestad Willem de Oranje-Nassau y la reina Máxima
Países Bajos
Amalia, princesa de Oranje

Desde 1544, los monarcas holandeses forman parte de la Casa Real de Oranje-Nassau. Es una monarquía hereditaria, y según una enmienda de la Constitución de 1987, el trono pasa a los descendientes legítimos del último monarca, en orden de edad, independientemente del sexo. Ante la extinción de la línea sucesoria, el Parlamento tiene potestad para elegir a un nuevo soberano. El heredero al trono lleva el título de Príncipe o Princesa de Oranje.

Los herederos a la corona no pueden renunciar voluntariamente a sus derechos dinásticos y tienen el deber de ejercerlos, no obstante, si que pueden llegar a perderlos en caso de contraer matrimonio sin la autorización del Parlamento, tal como le ocurrió a la princesa Irene, hermana de la desde hoy princesa Beatrix, y a su segundo hijo, el príncipe Friso.

Países Bajos
La reina Guillermina (izquierda) y la reina Juliana (derecha)

El rey comparte oficialmente el poder político con el primer ministro, pero en la práctica es una figura representativa y simbólica. Según se ha comentado, a partir de la instauración del nuevo monarca habrá un nuevo recorte constitucional de los limitados poderes políticos del monarca.

El jefe de gobierno es el primer ministro y acostumbra a ser el líder del partido o coalición mayoritaria que gana las elecciones legislativas. Lo elige el Parlamento y lo nombra el rey, así como a los miembros del gabinete ministerial, pero a propuesta del primer ministro.

En los Países Bajos, dentro del poder ejecutivo existe un órgano de consulta del gabinete ministerial, para asuntos de política legislativa y administrativa. Es el Consejo de Estado, del que, además del gabinete ministerial, forma parte el soberano y el heredero.

El Poder Legislativo lo ostentan los Estados Generales (Staten Generaal), un parlamento bicameral formado por una Cámara Alta o Eerste Kamer y una Cámara Baja o Tweede Kamer. Sus miembros se eligen por sufragio universal directo, por un periodo de cuatro años.

Países Bajos
Llegada del monarca a la ceremonia oficial de apertura del Parlamento

Respecto al protocolo oficial del estado, hemos podido averiguar que depende del departamento de protocolo del Ministerio de Asuntos Exteriores, y que actua en coordinación con la oficina de protocolo de la Casa Real. El gobierno no tiene servicio de protocolo como tal, únicamente un servicio diplomático, ubicado en la secretaría del primer ministro.

Con relación a las precedencias oficiales no existe normativa alguna y, según parece, se fija de acuerdo a los criterios del acto que se organice y en base a la costumbre establecida en actos similares anteriores.

Debido al carácter abierto y actual de los holandeses se ha intentado eliminar la pompa y el ceremonial del pasado, fomentando la sencillez y la proximidad hacia los ciudadanos en la mayoría de los actos oficiales, incluso presididos por miembros de la Casa Real. No obstante, las ceremonias que mantienen el ceremonial tradicional son la de entrega de las cartas credenciales al jefe del estado y la de apertura del Parlamento, que preside el monarca. Las visitas de estado siguen el programa de actos habitual en estos casos.

La sociedad holandesa es moderna, igualitaria y tolerante, aunque no por ello es una sociedad carente de normas y educación social. Son discretos y llanos en el trato, algo conservadores en sus costumbres, y grandes amantes de su país, por lo que son respetuosos con su historia, con su patrimonio y con sus tradiciones. Son claros y directos, muy prácticos y el valor que le dan al tiempo hace que no lo pierdan en detalles superfluos o intrascendentes.

Aparte del folklore de los molinos de viento, los zuecos o las muchachas rubias con largas trenzas, hay dos elementos que identifican especialmente a los Países Bajos. Uno es el color naranja (oranje), color del linaje de la Casa Real, y se ha convertido en un símbolo de orgullo del país y de ser holandés. El otro son los tulipanes, considerados la flora nacional del país, a pesar de que su origen es foráneo.

Para saber más:

Casa Real de Holanda
Gobierno de Holanda
Parlamento

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326