LÁ FHÉILE PÁDRAIG, UNA FIESTA MUY VERDE

A pesar de las connotaciones que desprende calificar de “muy verde” la festividad de San Patricio, la verdad es que lo es. Es una fiesta “muy verde”, porque el verde es el color con el que se tiñen todas las celebraciones que se realizan en todos aquellos lugares del mundo (y son bastantes) donde los irlandeses celebran la fiesta de su patrón.

El día de San Patricio

El día de San Patricio se celebra anualmente el 17 de marzo para conmemorar el fallecimiento de este santo, que fue el introductor del cristianismo en Irlanda; de ahí que hasta 1903 fuese una fiesta puramente religiosa, muy diferente a la que se celebra hoy en día.

Freile Padraig
Freile Padraig o el Día de San Patricio

Es fiesta nacional en la República de Irlanda y una fiesta tradicional no oficial en Irlanda del Norte. En Dublín los festejos duran cinco días, y culminan con un impresionante desfile, que se celebró por primera vez en 1931. A mediados de los 90, el gobierno irlandés empezó a utilizar estas celebraciones como una estratégica herramienta de márqueting, para promover internacionalmente el país y las tradiciones irlandesas, lo que inevitablemente ha dado sus frutos, dada la popularidad que ha alcanzado en los últimos años.

En el resto del mundo es, probablemente, una de las fiestas del santoral más celebradas, tanto por los irlandeses emigrados y aquellos que tienen raíces irlandesas, como por los que no las tienen. En los EEUU, dada la fuerte presencia de americanos de procedencia irlandesa, hay una gran tradición en celebrar esta fiesta, especialmente en las ciudades de Nueva York y de Chicago. Nueva York, cuya catedral está puesta bajo la advocación de San Patricio, acoge uno de los desfiles más multitudinarios.

Fheile Padraig
Desfile de San Patricio en Dublín

Una fiesta muy «verde»

Toda la fiesta gira alrededor de un hilo argumental: el color verde. Y todo se debe a que el verde es el color de Irlanda y el del shamrok (trébol), emblema del país.

De acuerdo con la leyenda, fue el propio San Patricio quien utilizó un trébol para explicar el misterio de la Santísima Trinidad, comparando la forma del trébol (una misma unidad pero con tres hojas diferentes) con los tres elementos en una misma entidad que forman el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

La asociación del color verde con Irlanda data del siglo XVII, cuando la Irish Catholic Confederation eligió la Green Harp Flag (bandera verde del arpa) como la bandera de una Irlanda autónoma, y desde el siglo XVIII se unió directamente con el nacionalismo republicano irlandés.

Orden de San Patricio

Curiosamente, en un principio la imagen de San Patricio estuvo ligada al color azul, un color anglo-irlandés que se usó en la creación de The Most Illustrious Order of Saint Patrick (Ilustrísima Orden de San Patricio), una orden de caballería británica asociada a Irlanda, creada en 1783 por Jorge III, y que tenía al santo como patrón. No obstante, el nacionalismo irlandés cambió la tendencia, y durante el siglo XIX y principios del XX empezó a relacionarse con el color verde.

[Nota: Respecto a la Orden de San Patricio, aunque técnicamente sigue existiendo y la reina permanece como soberana de la orden, dejó de nombrar caballeros de manera regular en 1922, cuando la mayor parte de Irlanda alcanzó la independencia del reino unido. El último caballero de la Orden fue el Príncipe Enrique, duque de Gloucester]

 

El Leprechaun

Volviendo a la fiesta de San Patricio, el consumo de la gastronomía irlandesa y de la cerveza irlandesa -que en muchos lugares la tiñen también de color verde-, es de obligado cumplimiento. También es tradicional lucir sombreros altos adornados con tréboles, imitando el que lleva el leprechaun leipreachán (en irlandés), el duende más famoso de la mitología irlandesa, y que se cree que habita en el país desde antes de la llegada de los celtas.

Fheile Padraig
También es tradicional lucir sombreros altos adornados con tréboles, imitando el que lleva el leprechaun o leipreachán
Fheile Padraig
La fiesta de San Patricio alrededor del mundo

Coincidiendo con la festividad, desde hace un tiempo ha empezado a popularizarse el iluminar de color verde algunos monumentos emblemáticos de diferentes partes del mundo. Uno de los actos más populares y más seguido es el que se celebra la ciudad de Chicago, que consiste en teñir de verde las aguas del río que atraviesa la ciudad. La tradición nació en el año 1961 a raiz de un accidente que provocó, de forma fortuita, un fontanero de la ciudad, y que tiñó el río por primera vez.

Desde entonces, una embarcación vuelve a teñirlo de verde cada St. Patrick’s Day o St. Pat’s (como se le llama cariñosamente), a modo de felicitación de la ciudad de Chicago a los irlandeses, con un resultado muy llamativo, a pesar de que los ecologistas lo acostumbran a calificar de “poco verde”.

 

Desfile de la Guardia Irlandesa

Dentro de las celebraciones, también es tradicional que miembros de la Familia Real Británica acudan a presenciar el desfile que la Guardia Irlandesa celebra en los cuarteles de Mons Barracks en Aldershot, Hampshire.

En las tres últimas ocasiones la visita ha estado a cargo de los duques de Cambridge en la que, mientras el príncipe William ha participado en el desfile como Coronel de Regimiento, la princesa Kate se ha encargado de condecorar a los oficiales y a la mascota del cuerpo, un Wolfhound irlandés llamado Conmael, con unos tradicionales ramilletes elaborados con tréboles.

Fheile Padraig
La duquesa de Cambridge condecorando a la mascota del cuerpo con un ramito de tréboles
Entre los diferentes títulos nobiliarios que ostentan los príncipes poseen el Barón y Lady Carrickfergus, título de origen norirlandés.

 

¿Quién fue San Patricio?

Y para finalizar, algunos datos para saber quién fue San Patricio.

Nació alrededor del año 387 en Bennhaven Taberniae (actualmente Escocia) y murió de viejo en el año 462 en Irlanda. Se llamaba Maewyn y era hijo de un oficial romano ya convertido al cristianismo. A los 16 años, cayó prisionero de piratas irlandeses y fue vendido como esclavo. Tras varios intentos, consiguió huir de su cautiverio y se acabó convirtiendo en predicador del Evangelio en la isla. Creó un clero local, en medio de los clanes que sobrevivían sometidos a los druidas, y fue estableciendo diferentes comunidades cristianas, siempre respetando las tradiciones y las costumbres del lugar. Ello hizo que fuese ampliamente aceptado, y alcanzase a ser reconocido como el Apóstol de Irlanda.

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326