UN FUNERAL DE ESTADO UN TANTO PECULIAR

Tal y como estaba programado, pero con una hora de retraso sobre el programa oficial, el pasado día 8 de marzo se celebró el funeral de Estado por el presidente venezolano Hugo Chávez.

Tras un pormenorizado análisis del protocolo y del ceremonial, se puede afirmar que fue un funeral de Estado hecho a medida, y que no se ciñó al estricto protocolo establecido en la Directiva de Ceremonial y Protocolo Militar, que indicaba, paso a paso, cómo se debería haber llevado a cabo.

Eso sí, dejando a un lado las diferentes ideologías políticas, la asistencia de autoridades fue masiva, tal y como se esperaba. Se contó con la presencia de 33 jefes de estado o de gobierno y de 55 delegaciones de alto nivel, entre las que destacaban representantes de diferentes organizaciones internacionales.

De acuerdo con el protocolo de Estado, la recepción de las principales autoridades asistentes se realizó en el aeropuerto, a pie de escalerilla, y se les rindió los honores militares de ordenanza.

Funeral de Estado
Recepción de las autoridades a pie de avión

Ceremonial del funeral

Entrando propiamente en el análisis del ceremonial del funeral respecto a la aplicación de la Directiva mencionada, se ha llevado a la práctica alterando algunos de los artículos específicos a seguir.

Con relación al artículo 97, que indica que “Los restos mortales del Presidente de la República se mantendrán en capilla ardiente en el Salón Elíptico del Palacio Federal por el tiempo que fije el Ejecutivo Nacional y el féretro se cubrirá con la Bandera Nacional”, se optó por instalar la capilla ardiente en el Patio de Armas de la Academia Militar, lugar en el que también se celebró el funeral, aunque sí que se cubrió el féretro con la Bandera Nacional.

Funeral de Estado
El vicepresidente y el presidente de la Asamblea Nacional vistiendo un luto «especial» – Foto EFE/PRESIDENCIA DE VENEZUELA/SOLO USO EDITORIAL NO VENTAS

En contraposición, sí que se cumplió estrictamente con el artículo 98: «Mientras el cadáver permanezca en capilla ardiente, montará la Guardia de Honor una agrupación de Cadetes integrada por una Unidad Básica de cada Instituto Militar, que destacará cuatro centinelas alrededor del catafalco, dos para cada puerta y uno para las armas».

En la capilla ardiente, el féretro se rodeó de una guardia de honor permanente, con cuatro cadetes vistiendo uniforme de gala, dos cirios encendidos, y una fotografía del presidente Chávez a la cabecera además de, como ya hemos comentado, la bandera Nacional sobre el féretro.

Funeral de Estado
Un cadete en uniforme de gala sostiene la espada de Simón Bolívar – Foto: AFP PHOTO/Juan BARRETO

Respecto a la etiqueta, en algunos casos no fue la más acertada, como se pudo observar. Se vieron vestidos negros, pero sin mangas y faldas por encima de la rodilla, camisas rojas y, algo poco usual, numerosos brazaletes en señal de luto, pero con la bandera Nacional en lugar de ser negros.

Funeral de Estado
Etiqueta en el funeral – Foto: EFE/PRESIDENCIA DE VENEZUELA/SOLO USO EDITORIAL NO VENTAS

La llegada de las autoridades a la Academia Militar se realizó de forma escalonada, y personal de protocolo las recibió a la llegada para acompañarlas al lugar que se les había asignado, según un criterio de precedencias difícil de identificar. La zona de acceso al Patio de Armas estaba franqueado por banderas, cosa que llamaba la atención al tratarse de un acto lúgubre, y no de un encuentro internacional normal.

Funeral de Estado
Llegada a la Academia Militar – Foto: EFE/Casa Real/Francisco Gómez

Programa del acto

El funeral de Estado se desarrolló en base al siguiente programa:

El maestro de ceremonias dio la bienvenida a los presentes y nombró, uno a uno, a los jefes de Estado, que se fueron poniendo de pie para saludar.

A continuación se interpretó el Himno Nacional, a cargo de la orquesta bolivariana de Venezuela.

El vicepresidente venezolano, acompañado de la familia de Chávez, colocó una réplica de la espada de Simón Bolívar (uno de los mayores símbolos de Venezuela) sobre la bandera nacional que cubría el féretro, y los asistentes corearon: «Alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina»

Seguidamente se dio pasó a las sucesivas guardias de honor alrededor del féretro, a cargo de los jefes de Estado o de gobierno asistentes, cada una de las cuales consistía en guardar un minuto de silencio en toda la sala.

Finalizada, cada grupo de autoridades se dirigieron a dar el pésame al vicepresidente y a los familiares del presidente Chávez.

De acuerdo al orden de precedencias seguido, la primera guardia la realizaron los jefes de Estado de los países miembros de la Organización Internacional ALBA. SAR el príncipe de Asturias, representante del jefe de Estado español, formó parte de la tercera guardia de honor, junto a los representantes de Jamaica, México, Panamá, Perú, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, Surinam y Uruguay.

Funeral de Estado
Tercera Guardia de Honor durante el funeral – Foto: EFE/Casa Real/Francisco Gómez

A las guardias de honor de los mandatarios, le siguieron las de representantes de la juventud, de los niños venezolanos y de los deportistas, actores y músicos venezolanos, que representan, tal como explicaron, a los “hijos de la Revolución Bolivariana”, a modo de homenaje constante a la labor realizada por el presidente difundo en su país.

Una hora después de iniciarse el funeral de Estado, finalizaron las guardias de honor, y se inició un programa musical de homenaje al presidente Chávez, donde se incluyeron diferentes piezas de la cultura y el folklore popular, tanto del país como latinoamericano.

A continuación, dio comienzo el oficio religioso con la oración ecuménica de Monseñor Mario Moronza, arzobispo de San Cristóbal, seguido del pastor de la Guardia de Honor presidencial, Alexis Valera Ribera y el pastor Bautista estadounidense, Jesse Jackson.

Finalizadas las oraciones, el maestro de ceremonias agradeció públicamente la presencia del actor estadounidense Sean Peen, y del periodista español Ignacio Ramonet.

El vicepresidente Nicolás Maduro se encargó de pronunciar un discurso en el que glosó la figura y la obra del presidente Chávez, incluyendo un agradecimiento público a la labor de las fuerzas militares, así como a diferentes países latinoamericanos con los que existe una relación especial. Se utilizó como hilo argumental del discurso la figura del libertador Simón Bolívar, presente a lo largo de todo el funeral.

El discurso, con una duración de media hora, finalizó con las frases populistas: “Chávez vive, la lucha sigue” y “Hasta la victoria siempre, comandante”. De acuerdo a diferentes comentarios políticos, este discurso se interpretó como la presentación oficial en la esfera internacional de Nicolás Maduro como nuevo presidente encargado del país.

Funeral de Estado
Ubicación de las principales autoridades y familiares – Foto: EFE/Casa Real/Francisco Gómez

Tras el discurso, el vicepresidente saludó a las autoridades que ocupaban las dos primeras filas de asientos y a la familia del presidente Chávez.

A continuación procedió a envainar la espada que había colocado sobre el féretro al inicio del funeral, y se la entregó a los familiares del presidente fallecido.

El maestro de ceremonias, tal y como había hecho al inicio del funeral, agradeció la asistencia, dio las buenas tardes, y comunicó la finalización del funeral de Estado que, finalmente, tuvo una duración de dos horas.

Siguiendo con el análisis de más artículos de la Directiva de Ceremonial y Protocolo Militar, el artículo 100 indica cómo se debería haber procedido tras la finalización del funeral: «Terminados los honores, rendidos a la salida del Salón Elíptico, el féretro será colocado en una cureña tirada por cuatro caballos enjaezados de negro. Dicho ataúd irá custodiado por cuatro cadetes de los distintos Componentes. A quince metros delante, irá el caballo de armas, ensillado y cubierto con crespón negro, conducido de la brida por un Sub-Oficial Profesional de Carrera». No obstante, tampoco se cumplió con lo previsto, ya que se ha decidido mantener expuesto el féretro durante siete días más y, posteriormente, proceder al embalsamamiento del cadáver del presidente, por lo que no será enterrado.

Funeral de Estado
Imagen del traslado del féretro hacia la capilla ardiente – Foto: EFE/David Fernández

Una vez finalizado el funeral de Estado, y alterando presumiblemente las directrices previstas, se procedió a celebrar el acto de toma de posesión como presidente encargado del país por el vicepresidente Nicolás Maduro, en una sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional.

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326