JOAN FONTAINE NUNCA FUE REBECCA

«Last night I dreamt I went to Manderley again… I came upon it suddenly; the approach masked by the unnatural growth of a vast shrub that spread in all directions… There was Manderley, our Manderley, secretive and silent as it had always been, the gray stone shining in the moonlight of my dream, the mullioned windows reflecting the green lawns and terrace. Time could not wreck the perfect symmetry of those walls, nor the site itself, a jewel in the hollow of a hand». Así comienza la obra de la escritora británica, Daphne du Maurier, Rebecca

Rebecca
Rebecca (1940)

Si ayer nos despertamos con la noticia del fallecimiento de la actriz Joan Fontaine, a la edad de 96 años, hoy toca leer en la prensa que “Rebecca ha muerto”, nombre de pila femenino que llevaba por título la película más emblemática en la carrera de la actriz y que la lanzó a la fama, pero en la que, curiosamente, no interpretó el papel de Rebecca.

Datos bibliográficos

Joan de Beauvoir de Havilland fue una actriz de origen británico, nacionalizada estadounidense desde 1943. Nació en Tokio en 1917, hija de Walter Augustus de Havilland, que ejercía de abogado y de profesor en la Universidad Imperial de Tokio y de Lilian Augusta Rosé, una actriz principiante que adoptaría el nombre de Lillian Fontaine.

Rebecca
Retrato de la actriz, ya consagrada como Joan Fontaine

Su única hermana, quince meses mayor, es la también actriz Olivia de Havilland, con la que nunca mantuvo buenas relaciones, y por vía paterna fue familiar del ingeniero aeronáutico, Sir Geoffrey de Havilland, diseñador del avión De Havilland Mosquito.

Rebecca
Olivia de Havilland y Joan Fontane

Tras el divorcio de sus padres, marchó a vivir a los EEUU, concretamente a Saratoga en California, donde se iniciaría en el mundo de la interpretación. Debido a que su hermana mayor optó por usar su verdadero nombre en su carrera al estrellado, Joan tuvo que buscar uno ficticio, y tras elegir primero el de Joan Burfield, lo acabó cambiando por el de Joan Fontaine, apellido del segundo marido de su madre.

Joan debutó en el cine en 1935, con un pequeño papel en la película “No more ladies”, aunque la fama mundial no le llegaría hasta 1940 cuando la eligieron para interpretar a la “heroína sin nombre” y segunda esposa del aristócrata británico Maximilian de Winter en la película Rebecca.

Rebecca
Joan Fontaine caracterizada como Rebecca en la fiesta de disfraces

Este papel le llegaría a dar tanta fama que, como hemos comentado, ha hecho que los medios de comunicación y el público en general la recuerden con ese nombre. Parece ser, que como la protagonista de la obra no tenía nombre de pila, cuando se preparó el guión se contempló la posibilidad de llamarla Daphne, en honor de la escritora, pero como finalmente no hubo quórum, se descartó y se optó por continuar manteniendo la incógnita, lo que dio pie a que acabase siendo identificada con el nombre del papel que no interpretó.

Joan Fontaine, que dicen tenía un nivel de inteligencia de 160, además de actriz fue piloto de avionetas y una gran chef de cocina. Consiguió ganar un Oscar con la película Suspicion, y formó parte del Hollywood dorado, interpretando papeles de mujer tímida, reservada y dulce. Por si alguien tiene idea de ir por Hollywood, su estrella está en el 1645 de Vine Street, en el Paseo de la Fama, desde el 8 de febrero de 1960.

Rebecca
Cartel promocional de la película

Etiqueta y buenas maneras

Pero, como el tema principal de este blog no es el cine, sino la etiqueta y el protocolo, a propósito de esta película, no podemos dejar pasar la oportunidad de hablar sobre una parte importante del guión, en el que las estrictas normas sociales de la aristocracia y la alta sociedad inglesa de mediados del siglo XX quedan perfectamente plasmadas, y a las que la protagonista (una tímida señorita de compañía de clase media) tiene que enfrentarse, sin tener apenas conocimientos previos sobre ceremonial y etiqueta.

La primera parte de la película refleja, de manera magistral, el glamur y el lujo de los grandes hoteles de la Costa Azul francesa, y tras la llegada de los protagonistas a la mansión familiar en la campiña inglesa, las siguientes escenas siguen mostrando la estricta organización de las grandes mansiones de las familias nobles, donde la tradición es de obligado cumplimiento.

Rebecca
Etiqueta y buenas maneras de la alta sociedad en la Costa Azul
Rebecca
Etiqueta en la mesa
Rebecca
Protocolo de recepción por parte del servicio doméstico
Rebecca
Mesa imperial con presidencia inglesa

La protocolaria recepción de los señores por parte de los miembros del servicio, la supervisión de la agenda del día por parte de la señora de la casa junto al ama de llaves, las funciones específicas de cada uno de los miembros del servicio, el uso de las estancias de la casa dependiendo de la hora del día, y la obligatoriedad de cambiar el atuendo de día por uno formal para la cena, donde los caballeros visten black tie y las damas vestido largo. En resumen, un buen ejemplo de cómo la alta sociedad llevaban a la práctica las exigentes normas del «saber estar» en la primera mitad del siglo XX.

Rebecca
Etiqueta de día y etiqueta de noche

Entre las curiosidades de la película, que por cierto fue la primera que rodó Alfred Hitchcock en Estados Unidos, vale la pena recordar que la identificación con el título de la película del tipo de chaqueta que lucía Joan Fontaine en diferentes ocasiones, dio pie a que la Real Academia Española incorporase el término a su diccionario, con la siguiente definición:

Rebeca: (Del n. p. Rebeca, título de un filme de A. Hitchcock, basado en una novela de D. du Maurier, cuya actriz principal usaba prendas de este tipo).

1. f. Chaqueta femenina de punto, sin cuello, abrochada por delante, y cuyo primer botón está, por lo general, a la altura de la garganta.

Para saber más:
La nobleza inglesa
Una taza de té en la campiña inglesa

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326