LOS ESTADOS DE LA UNION EUROPEA: SUECIA

Hoy día de Santa Lucia, y celebrada la ceremonia de entrega de los Premios Nobel de este año el pasado día 10 de diciembre en Estocolmo, siguiendo con el periplo que iniciamos a principios de año por los diferentes países de la Unión Europea, no podemos más que dedicarle el siguiente post al reino de Suecia.

El reino de Suecia o Kungariket Sverige es el nombre oficial de Suecia, el tercer país más grande de Europa, y uno de los tres reinos escandinavos, junto con los de Noruega y Dinamarca, a los que les une lazos históricos y familiares de sus casas reales. La distancia que hay entre el norte y el sur -más de 1500 km- es la misma que separa el sur del país con la frontera española, lo que deja constancia de las dimensiones del país.

El invierno es la estación más fría y larga del año que puede durar, climatológicamente hablando, desde el mes de octubre hasta finales de abril, con muy pocas horas de sol a diferencia de la primavera y el verano, donde el sol se puede ver durante prácticamente las 24 horas del día, desde finales de mayo hasta principios de agosto. Un fenómeno que se conoce como “sol de medianoche”.

El reino de Suecia
El sol de medianoche. Foto: Wikipedia

Es un estado unitario, dividido administrativamente en 21 provincias. La capital es Estocolmo, y las ciudades más importantes son Goteburgo, Malmö y Uppsala, ciudad universitaria por excelencia. Debido a las características del país, grande y alargado, poco poblado y con un severo clima invernal, Suecia se ha convertido en uno de los países más desarrollados en cuanto a infraestructuras y a sistemas de telecomunicaciones, de ahí su importancia dentro del campo de la automoción y las nuevas tecnologías.

El idioma sueco, idioma oficial del país, pertenece a la rama nórdica de las lenguas germánicas, y es el idioma nórdico que más estudian los extranjeros. Dicen que es melódico, con entonaciones que suben y bajan. Y a pesar de que aquí hablamos de etiqueta y no es correcto mencionarlo, se dice que incluso las palabrotas son suaves… qué suenan como si fueran una variante infantil de los tacos.

Suecia tiene fama de ser un país de ideas muy abiertas, sin prejuicios religiosos o morales. No obstante, son bastante más puritanos en sus actos de lo que se piensa. La religión mayoritaria es la luterana, y a pesar de que el país está secularizado, la moral está basada en esa doctrina, que rechaza la pereza y aplaude el trabajo duro, la diligencia, la discreción, el sentido del deber y la modestia.

Algo de historia

Si echamos la vista atrás en su historia, nos encontraremos inevitablemente con la cultura vikinga, un pueblo bárbaro de grandes navegantes, creencias paganas y valores guerreros, que sembraron el terror con sus temibles incursiones en las tierras de otros pueblos vecinos, y que alrededor del siglo X se convirtieron al cristianismo.

De 1814 hasta 1905 formó una Unión personal con el reino de Noruega, compartiendo el mismo jefe de estado, hasta que Noruega hizo una declaración unilateral de independencia y nombró como monarca al príncipe danés Christian Frederik, que tomó el nombre de Haakon VII. En Suecia, el rey Óscar II aceptó la independencia a petición del parlamento sueco.

El reino de Suecia
El rey Oscar II con su familia

Durante el siglo XX, Suecia experimentó una transformación radical en el plano social, económico y político, dando pie a la creación de una sociedad moderna y sofisticada, bajo el paraguas de la conocida “Sociedad del Bienestar”. Su neutralidad militar no le ha impedido integrarse en un mundo globalizado, por lo que forma parte de diferentes organizaciones internacionales, como es la Unión Europea, en la que se integró en 1995, aunque continua manteniendo su propia moneda: la corona sueca.

Política y realeza

El sistema de gobierno en Suecia es el de la monarquía parlamentaria. Desde 1973 el jefe de estado es el rey Carlos XVI Gustavo, que desempeña funciones representativas y ceremoniales, sin ningún tipo de poder político. Está sujeto al pago de impuestos y dispone de derecho al voto, aunque por tradición nunca lo ejerce. Es el 74º monarca de Suecia y forma parte de la Casa Real de Bernadotte, fundada por Jean Baptiste Jules Bernadotte (mariscal de Napoleón), que asumió la corona sueca como Carlos XIV Juan en 1818, tras la muerte sin descendencia del último monarca de la Dinastía Holstein-Gottorp. La monarquía sueca fue la primera monarquía europea que modificó la ley de sucesión al trono en 1980, aboliendo la prevalencia del hombre sobre la mujer.

Reino de Suecia
Jean Baptiste Jules Bernadotte, el primer rey de la Casa Bernardotte

La Familia Real actual está integrada por S.M. el rey Carlos Gustavo, S.M. la reina Silvia, S.A.R. la princesa heredera Victoria, Duquesa de Västergötland, S.A.R. el príncipe Daniel, esposo de la princesa Victoria, S.A.R. la princesa Estelle, Duquesa de Östergötland, S.A.R. el príncipe Carlos Felipe, Duque de Värmland y S.A.R. la princesa Madeleine, Duquesa de Hälsingland. Como curiosidad, el esposo de la princesa Madeleine, Christopher O’Neill, no ha entrado a formar parte de la familia real a petición propia, ya que como explicamos en su día, la Constitución de los EEUU prohíbe expresamente la aceptación de títulos nobiliarios a funcionarios públicos del país que quieran seguir ejerciendo su labor, como es su caso.

Como suele ocurrir, también la Casa Real Sueca está emparentada por matrimonio con diversas casas reales europeas. Por citar algunas:

Reino de Suecia
Con la Casa Real Belga por el matrimonio de la princesa Astrid (nieta del rey Óscar II) con el rey Leopoldo III
Reino de Suecia
Con la Casa Real Noruega por el matrimonio de la princesa Marta (nieta del rey Óscar II) con el rey Olaf V
Reino de Suecia
Con la Casa Real Danesa por el matrimonio de la princesa Ingrid (hija del rey Gustavo VI Adolfo y tía carnal del actual monarca) con el rey Federico IX

Evidentemente no nos olvidaremos de su relación familiar con la Casa Real Británica a través de los dos enlaces del rey Gustavo VI Adolfo. Primero con la princesa Margarita de Connaught (hija del príncipe Arturo del Reino Unido y nieta de la reina Victoria), y, tras su fallecimiento, con la princesa Luisa Mountbatten (nieta de la princesa Alicia del Reino Unido y biznieta de la reina Victoria).

Reino de Suecia
El rey Gustavo VI Adolfo a la izquierda junto a la princesa Margarita de Connaught, y a la derecha junto a la princesa Luisa Mountbatten

Organización de la Casa Real

En el organigrama administrativo de la Casa Real sueca destaca la figura del Mariscal del Reino, bajo cuya responsabilidad están las oficinas del Mariscal de la Corte y las secretarías del resto de la Familia Real. Se encarga de la organización y gestión de todos los actos públicos de la Familia Real, como recepciones, almuerzos y cenas, obsequios y correspondencia (cartas de agradecimiento, felicitación o condolencias). También está el cargo de Primera Dama de la Corte, quien dirige a los asistentes personales de la reina y al resto del personal doméstico de los palacios.

Los palacios reales son propiedad del estado, aunque están a disposición de la Familia Real. La residencia oficial de los monarcas es el Palacio Real (Kungliga Slottet), situado en el centro urbano de Estocolmo, aunque residen de manera habitual en el palacio de Drottningholm (Drottningholm Slott) durante el invierno, y en el palacio de Solliden (Sollidens Slott) durante el verano. La princesa Victoria reside en el palacio de Haga (Haga Slott), gran mansión campestre que hasta 2010 fue usada como residencia de invitados ilustres y para celebrar reuniones de estado.

El poder ejecutivo lo ostenta el primer ministro y el gabinete ministerial, y el poder legislativo recae en el Parlamento o Riksdag (Dieta del reino), palabra que deriva de la expresión riksens ständer (estados del reino), en referencia a los estamentos en que estaba dividida históricamente la sociedad sueca: nobleza, clero y plebe. Desde 1970 el Parlamento es unicameral, y consta de 349 miembros (riksdagsledamöter), electos por un período de cuatro años. La sede está en el palacio del Riksdagshuset, en Estocolmo.

Símbolos del país

Entre los símbolos del país está la bandera, de fondo azul y con una cruz escandinava amarilla, que se caracteriza por ener el aspa vertical desplazada del centro. La bandera es oficial desde 1906. El himno nacional es el Du gamla, Du fria (“Vieja y libre tierra”), compuesto a partir de una melodía popular de la provincia de Västmanland y con letra de Richard Dybeck. Otro himno popular es el Ur svenska hjärtans djup en gång (“De lo más hondo de los corazones suecos”) que rinde homenaje al rey.

La máxima distinción honorifica del país es la Kungliga Serafimerorden (Real Orden de los Serafines), orden de caballería creada por el rey Federico I de Suecia el 23 de febrero de 1748, junto a la Orden de la Espada y la Orden de la Estrella Polar (Nordstjärneorden). Tiene como lema Iesus Hominum Salvator, y desde 1975 solo se concede a jefes de Estado extranjeros y a miembros de la Familia Real, mientras que anteriormente se podía conceder también a plebeyos. La orden tiene una sola clase, con la dignidad de Caballero para los hombres, concretamente el de “Caballero y Comandante de de las Órdenes de Su Majestad el Rey” (Riddare och Kommendör av Kunglig Majestäts Orden), y la de Miembro para las damas.

Fiestas, costumbres y tradiciones

La Fiesta Nacional (Sveriges Nationaldag) se celebra el día 6 de junio, desde el año 1916 en que una comisión se encargó de elegir el día más adecuado para ello, ya que hasta entonces no existía ninguna celebración de estas características. Se conmemora la coronación del rey Gustavo Vasa en 1523, y coincide con la aprobación de la primera constitución moderna de 1809. Se dejó de celebrar en 1960, pero se recuperó en 1983.

En los festejos participan todos los miembros de la Familia Real, donde las damas visten el Folkdrält o traje nacional, que se diseñó para que lo vistiese la reina Sílvia en la celebración del 6 de junio de 1983. Dicen que el diseño está basado en un modelo que se usó en la corte sueca en el siglo XIX, y que había llegado allí de la mano de una joven estudiante de horticultura llamada Märta Palme

Reino de Suecia
El Folkdrält y la princesa heredera Victoria de Baden, quien lo introdujo en la corte a finales del siglo XIX

Ese mismo día en el ayuntamiento de Estocolmo se celebra una recepción, a la que acuden todas las personas a quienes se les ha concedido la nacionalidad sueca durante el último año.

La mayoría de las festividades de Suecia están estrechamente vinculadas a los cambios de las estaciones del año, directamente relacionadas con el calendario tradicional agrícola y con las costumbres ancestrales y paganas. Uno de los elementos más destacados, y que siempre está presente en las festividades suecas, es la luz, ya sea natural o la de las velas.

La noche de Valburga o Valborg, que se celebra el día 30 de abril, marca el final del invierno y el inicio de la primavera, además de coincidir con el aniversario del monarca y de ser una celebración muy importante entre los universitarios.

Aunque en Suecia no existe ninguna “Fiesta del Rey”, como ocurre en otros países, anualmente se celebra una parada militar en el Palacio Real y el rey, acompañado por la Familia Real, sale al balcón a saludar al público congregado y baja a recibir sus felicitaciones y regalos en forma de flores.

La fiesta del solsticio de verano, Midsommarafton, es una de las más populares en la cultura sueca. Se celebra el día 24 de junio y suele coincidir con el principio de las vacaciones estivales y el sol de medianoche. Uno de los elementos más característicos es el mayo (majstang), un poste que se coloca verticalmente y que se recubre con flores y hojas, alrededor del cual se bailan danzas tradicionales.

Reino de Suecia
Mayo (majstang). Foto: Panoramico

El adviento es la época de preparación de la Navidad, en la que se decoran las casas y se abren los mercados navideños. En algunos lugares del país el sol ni siquiera llega a salir, por lo que las decoraciones tienen el objetivo específico de iluminar la oscuridad. Dos tradiciones gastronómicas de esta época es el Glögg, vino caliente con especias, y las Pepparkakor, galletas de canela o de jengibre que se suelen hacer con formas de atributos de la Navidad, como abetos, estrellas, corazones, muñecos de nieve, renos, etc.

Reino de Suecia
Pepparkakor. Foto: Skandihome

El día 13 de diciembre se celebra la festividad de Santa Lucia (Luciadagen), en la que se da vida a una figura ancestral, que porta luz en medio de la oscuridad ambiental del solsticio de invierno. Aunque la costumbre se inició a mediados del siglo XVIII en las casas solariegas, no fue hasta entrado el siglo XX cuando se convirtió en tradición. El acto más emblemático es la procesión de la Lucía, donde una adolescente vestida con una túnica blanca, una cinta roja en la cintura y una corona de ramas y hojas, en la que hay diferentes velas, recorre las calles acompañada por un séquito de damas de honor que aguantan una vela y de “Niños de la estrella” que llevan baritas con estrellas y cucuruchos en la cabeza. A la cola del cortejo van pequeños gnomos con farolillos en las manos. Es habitual que la Lucia y su séquito visite colegios, hospitales, residencias de ancianos e iglesias a donde llevan café y Lussekatter, unos bollos condimentados con azafrán que suelen imitar la cara de un gato.

Reino de Suecia
La festividad de Santa Lucia y los lussekatter

En Navidad no puede faltar el abeto y la tradicional figura del Julbock, un macho cabrío de paja originario de la Edad Media, que es símbolo de buenos deseos, y que hasta el siglo XIX era el encargado de traer el aguinaldo de Navidad.

Para la cena de Navidad se prepara un Smörgåsbord, palabra sueca que se define como una “generosa selección de una variedad de platos servidos en buffet”. Es originario del siglo XVII, cuando la pequeña burguesía se reunía para tomar un aperitivo previo al almuerzo en el que se servía pan, mantequilla, queso, arenque y unas copas de licor. Durante el siglo XVIII se fueron añadiendo más platos hasta convertirse en una comida completa, y a mediados del siglo XIX se convirtió en lo que representa hoy en día, y que muchos consideran el origen del famoso brunch dominical americano. Incluye jamón, salchichas cocidas, gubbröra (revuelto de anchoa, cebolla y huevo cocido duro), ensalada de arenque, arenques marinados, paté de hígado, vörtbröd (pan hecho con mosto de cerveza), patatas y lutfisk (bacalao seco macerado e hidratado). El postre típico son las gachas de arroz, en las que se esconde una almendra, que la tradición dice que el comensal que la encuentre será la próxima persona del grupo en contraer matrimonio.

Tras la cena, llega el momento de recibir al Jultomte o Gnomo de la Navidad (el Santa Claus anglosajón), figura que representa a un anciano con una larga barba blanca que entrega los regalos.

Algunas curiosidades relacionadas con la cultura sueca son el concepto lagom, que significa “lo justo”, y que tiene sus orígenes en una vieja costumbre vikinga con la que se compartía la bebida de hidromiel laget om (en equipo), pasando un único recipiente del que todos bebían la cantidad justa.

Otro concepto es el en vanlig svensson o “el sueco corriente” -tal y como se definen los suecos a sí mismos-, y que define la poca necesidad que tienen de aparentar ser superiores respecto a los demás y de hacer demostraciones de grandeza. Siempre optan por situarse en el término medio.

Reino de Suecia
El ritual del brindis

No acabaremos sin mencionar dos costumbres muy habituales en las comidas o las cenas con invitados. La primera es el ritual del brindis, con el que el anfitrión da la bienvenida a sus invitados y que sigue todo un ceremonial. La segunda es la afición por pronunciar discursos, tanto por parte del anfitrión para dar la bienvenida, como por parte de los invitados para expresar su agradecimiento.

Para saber más:

Casa Real de Suecia (Sveriges Kungahus)
Parlamento (Riksdag)

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326