PRIMERA CUMBRE IBEROAMERICANA SIN CORONA Y DESCAFEINADA

Este pasado fin de semana se celebró en Ciudad de Panamá la XXIII Cumbre Iberoamericana, que pasará a la historia (tal y como algunos medios ya se han atrevido a calificar) como “la primera Cumbre Iberoamericana sin corona” ya que, por primera vez desde su creación en 1991, el rey de España, jefe de Estado de la única monarquía que asiste a estos encuentros, no ha asistido a la cita por motivos de salud. Tampoco lo ha hecho la reina en calidad de primera dama, papel que ha asumido la esposa del presidente del Gobierno.

Cumbre iberoamericana
GRA414. CIUDAD DE PANAMÁ (PANAMÁ), 18/19/2013.- El presidente de México, Enrique Peña Nieto (i), el de Panamá, Ricardo Martinelli (c), y el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, durante el acto de inauguración de la XXIII Cumbre Iberoamericana de Panamá, que ha comenzado esta noche con el objetivo de transformar y adaptar este foro a los cambios registrados desde su creación hace 22 años. EFE/Alejandro Bolívar

En esta ocasión, el miembro de la Familia Real que sí ha viajado a Panamá ha sido el príncipe de Asturias, en representación institucional del rey, pero sin asumir ningún papel de carácter político, limitándose a asistir a los actos de carácter económico y cultural, o a la inauguración de la Cumbre en calidad de invitado ilustre.

Pero entremos en materia y valoremos ¿qué sabemos sobre las Cumbres Iberoamericanas?

Una Cumbre iberoamericana

Una Cumbre Iberoamericana es la reunión que celebran a más alto nivel los jefes de Estado y jefes de Gobierno de los 22 países que integran la Conferencia Iberoamericana, foro de consulta y concertación política que informalmente se conoce como la Commonwealth ibérica.

Este foro tiene por objetivo principal reflexionar sobre los desafíos internacionales e impulsar la cooperación entre los países iberoamericanos.

Está integrada por 19 países latinoamericanos (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Paraguay, República Dominicana, Uruguay y Venezuela) y 3 países europeos (Andorra, España y Portugal).

Un poco de historia

Echando la vista atrás, sus orígenes los tenemos que situar cuando, con motivo de la conmemoración del 500 aniversario del Descubrimiento de América, el estado español promovió la iniciativa de convocar una primera cumbre, a la que se sumaron México y Brasil. En 1991, la ciudad mexicana de Guadalajara fue la primera en asumir el rol de anfitriona, seguida en 1992 por Madrid, y por Salvador de Bahía en 1993.

La Secretaría General Iberoamericana

Años más tarde, se constituyó la Secretaría General Iberoamericana, órgano permanente de apoyo y gestión, para que se encargara de preparar las cumbres sucesivas.

Cumbre iberoamericana
Sede de la Secretaria General Iberoamericana en Madrid

Al frente de la Secretaría está el secretario general, cuya elección se realiza por consenso de los jefes de Estado y de Gobierno, por un periodo de cuatro años. Desde 2005 ha ocupado ese cargo el diplomático uruguayo Enrique Valentín Iglesias, que está previsto deje el cargo en breve, tras dos mandatos consecutivos, y sea sustituido posiblemente por la diplomática costarricense Rebeca Grynspan.

La SEGIB, siglas que identifican a este organismo, tiene la sede central en Madrid, y dispone de cuatro oficinas de representación en Brasilia, México DF, Montevideo y Ciudad de Panamá.

Herencia cultural iberoamericana

Uno de los principales criterios que deben cumplir los estados para poder entrar a formar parte de la Conferencia Iberoamericana está relacionado con la lengua. En un principio se estableció que podían participar todos los países que reconocían el español o el portugués como su lengua oficial. Más adelante, se amplió a países donde estas dos lenguas eran mayoritarias, en base a la “herencia cultural iberoamericana”. En la actualidad se ha evolucionado hacia la aceptación de países donde el español o el portugués ni son lenguas oficiales, ni son mayoritarias, pero guardan una historia común con España o con Portugal. De ahí que países como Bélgica, Filipinas, Francia, Italia, Marruecos, Países Bajos, Guinea Ecuatorial y Puerto Rico, se hayan convertido en países asociados.

País anfitrión

Para la elección del país anfitrión de la cumbre, además de seguir criterios políticos y rotatorios entre los países miembros, se valora que disponga de correctas infraestructuras y de capacidad operativa, presente un buen proyecto de organización, garantías institucionales de seguridad y, lo más curioso, que se conmemore algún hecho histórico relevante en el país.

Las dos últimas cumbres celebradas, respectivamente, en Asunción (2011) y Cádiz (2012) coincidieron con la Conmemoración del Bicentenario de la Independencia de Paraguay y con la del Bicentenario de la Constitución de 1812.

Cumbre Iberoamericana
XII Cumbre Iberoamericana. Cádiz 2012. Foto: Presidencia Gobierno

En esta ocasión, la elección de Panamá se ha debido, entre otros motivos, a la Conmemoración del 500 aniversario del Descubrimiento del Océano Pacífico.

Una de las funciones del país anfitrión es la de proponer un tema central sobre el que giraran las reuniones que se lleven a cabo durante la cumbre y que, a su término, se cerrarán con una declaración política de carácter general y otras sobre temas más particulares.

Secretaria Pro Témpore

En la elaboración del borrador de la Declaración Final la conocida como Secretaria Pro Témpore, un organismo integrado por el país anfitrión, por el país anterior país anfitrión y por el país que está previsto acoja la próxima edición de la cumbre. En esta ocasión la secretaria estaba integrada por representantes de Panamá, España y México.

Logotipo y lema

Con relación a la imagen, cada cumbre dispone de un logotipo y un lema propio.

El logotipo se diseña en base a un modelo común, pero con los colores de la bandera nacional del país anfitrión.

Cumbre Iberoamericana
Todos los logos de las Cumbres Iberoamericanas siguen un diseño común

El lema, que como ya hemos comentado lo elige el país anfitrión, es en torno al cual giran todas las reuniones. El lema de la Cumbre de Panamá ha sido: “El papel político, económico, social y cultural de la Comunidad Iberoamericana en el nuevo contexto mundial”.

Su protocolo

Entrando ya en criterios puramente protocolarios, la presidencia –como tiene que ser- la ostenta en todos los actos el representante del país anfitrión, es decir su jefe de Estado. A continuación, se sitúan los representantes de los dos países que integran la Secretaría Pro Témpore, seguidos del secretario general de la SEGIB. El resto de jefes de Estado, jefes de gobierno o cancilleres se ubican por orden alfabético del nombre del país en idioma castellano, aunque el país que encabeza la ordenación se elige mediante sorteo, tal y como es habitual en otras organizaciones internacionales, como es el caso de la Asamblea General de la ONU o en las reuniones de la OEA.

El programa de cada cumbre suele seguir un esquema común para todas ellas que incluye la recepción de las autoridades a su llegada al aeropuerto, la ceremonia oficial de inauguración, una recepción de bienvenida, tres sesiones de trabajo, la ceremonia de clausura y la despedida de las autoridades a pie de avión. Además, el programa se complementa con un programa de actividades para acompañantes, especialmente pensado para las primeras damas.

Llegada de los mandatarios

La llegada de los mandatarios se produce de manera escalonada, y son recibidos a pie de avión por parte de personal de protocolo y un alto representante de su delegación diplomática. Tras una primera línea de saludo, encabezada por un miembro del gobierno del país anfitrión, se le rinden los honores militares pertinentes, que incluyen interpretación de los himnos nacionales y revista a la compañía de honores, tras los cuales la autoridad realiza un breve discurso ante los medios de comunicación, para trasladarse a continuación al lugar donde se hospedará.

Ceremonia de inauguración

La ceremonia de inauguración o de apertura es el acto más emblemático. Además de los jefes de Estado y de Gobierno, asisten todos los miembros de las diferentes delegaciones, así como las primeras damas, y diferentes autoridades nacionales y locales, en calidad de invitados. Además de la interpretación del himno nacional del país anfitrión y de los diferentes discursos de los miembros de la presidencia, el programa del acto se complementa con un espectáculo artístico-cultural relacionado con el lema de la cumbre.

Recepción de bienvenida

Tras la ceremonia de inauguración los anfitriones, el jefe de Estado y la primera dama, ofrecen una recepción de bienvenida que suele ir complementada con un vino de honor o una cena oficial, dependiendo de cada país.

Fotografía de familia

Una vez inaugurada oficialmente la cumbre se celebran las sesiones de trabajo. Antes del inicio de la primera sesión se realiza el obligado posado ante los medios para que se tome la obligatoria fotografía de familia. Llama la atención, si alguien no ha reparado en ello, que es habitual ver posar a las autoridades saludando a las cámaras, tal y como suelen hacerlo en la mayoría de cumbres latinoamericanas.

Cumbre iberoamericana
Fotografía de familia de los jefes de Estado y jefes de Gobierno. Foto: EFE

La ordenación de las autoridades está encabezada por los representantes de los países que integran la Secretaria Pro Témpore, el secretario general de la SEGIB, seguido por el resto de autoridades por orden alfabético del nombre del país en idioma castellano.

Acto de Clausura

La cumbre finaliza con un acto de clausura donde lo más destacado es la firma de la Declaración Final o declaración de principios que recogerá los acuerdos pactados. En esa ocasión, la clausura ha ido seguido de una comparecencia ante los medios de los miembros de los cuatro miembros de la presidencia, tal y como se suele hacer tras en las Cumbres Europeas en Bruselas.

Programa de acompañantes

Como suele ocurrir en todas las cumbres a las que acuden jefes de Estado y jefes de Gobierno,  el programa institucional se ve complementado con otro más lúdico y cultural en el que destaca, especialmente, el papel de la Primera Dama del país anfitrión.

Cumbre iberoamericana
Foto oficial de las primeras damas en la recepción de gala

En esta ocasión, no ha sido menos, y la anfitriona ha desarrollado su papel de manera sobresaliente. Además de encargarse de recibir a los invitados en el acto de inauguración y en la cena de Estado, ha ejercido de «guía acompañante» del resto de primeras damas durante la visita cultural organizada por diferentes templos de la capital panameña y por las esclusas del Canal de Panamá.

Como curiosidad, comentar que la etiqueta de esta última visita indicaba la necesidad de llevar calzado plano, lo que obligó a cambiar de zapatos a algunas de las primeras damas durante el recorrido, tal y como se desprende de las imágenes.

Algunas conclusiones

La XXIII Cumbre Latinoamericana pasará a la historia por haber sido la primera en la que no solo se ha ausentado el rey de España por primera vez, sino también otros once mandatarios latinoamericanos argumentando diferentes razones, lo que ha hecho que se le califique de “cumbre descafeinada”.

No obstante, y a pesar de la presencia de muchas autoridades de segunda fila, se ha promovido la primera reforma formal del foro después de dos décadas, y se ha cambiado la periodicidad de las reuniones de anual a bienal, con la finalidad de alternarlas con las que se celebran cada dos años entre la UE y los países de Latinoamérica y el Caribe.

Eso sí, en esta ocasión no ha trascendido a los medios de comunicación ningún incidente destacable, como el que ocurrió durante la Cumbre de Santiago de Chile en 2007, cuando el rey de España, dirigiéndose al presidente de Venezuela, le dijo: «¿Por qué no te callas?», lo que haría correr grandes ríos de tinta, además de obligar a intensificar la labor de las Cancillerías al elevarlo a incidente diplomático.

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326