EL PROGRAMA DE UNA VISITA DE ESTADO CON EJEMPLO PRÁCTICO

Siguiendo con nuestro post anterior sobre las visitas de estado, casualmente esta semana pasada la presidenta de la República de Corea ha realizado su primera visita de Estado al Reino Unido desde que llegó al poder, a principios de año, por lo que el programa seguido nos va a servir de ejemplo práctico de la teoría sobre la que nos quedó pendiente hablar.

Como vimos, la visita de estado es uno de los acontecimientos que más trabajo organizativo y de coordinación comporta dentro del protocolo diplomático, tanto por el volumen de actos, como por el volumen de personas que participan.

Los séquitos

Hablar de las personas que acompañan al jefe de estado y a su consorte en estas visitas comporta usar el término que conocemos como séquito, y en una visita de estado se distinguen hasta cuatro tipologías diferentes de séquitos: el oficial o real (cuando se trata de monarcas), el técnico, el de servicio y el de honor.

Visita de estado
El sequito durante la ceremonia de bienvenida

El séquito oficial o real es el que integran las personas que también están incluidas en la invitación que cursa el estado anfitrión. Es un séquito que, dependiendo de que el jefe de estado sea presidente de república o monarca, puede variar ligeramente. Las autoridades que siempre acompañaran tanto a uno como a otro tipo de mandatario son: el ministro de asuntos exteriores y el embajador del país invitado acreditado ante el jefe de estado anfitrión. En el caso de que el jefe de estado sea un monarca, se incluirán en el séquito al jefe de su Casa Real, al jefe de Seguridad y a los ayudantes militares del monarca. El número total de personas que integra un séquito oficial suele estar limitado de acuerdo a las normas que imperan en este tipo de visitas.

El séquito técnico lo forman los asesores, servicios de seguridad, intérpretes y, evidentemente, los responsables de protocolo. El de servicio, como su nombre indica, el personal de servicio doméstico o ayudantes como doncellas o ayudas de cámara, peluqueros, cocineros, entre otros. Y, por último, el séquito de honor, que el estado anfitrión pone a disposición del jefe de estado visitante, y que suele encabezar el embajador del país anfitrión acreditado ante el jefe de estado invitado.

El esquema de una visita de Estado

Una vez emitida y recibida la invitación por vía diplomática, se inicia todo un proceso de trabajo, que no se acabará hasta que el jefe de estado invitado regrese a su país. El estado anfitrión es el que sugiere el programa que se desarrollará durante la visita, pero para empezar a prepararlo deberá ser consensuado por ambas partes, a través de sus ministerios de Asuntos Exteriores. El esquema típico de una visita de estado es una secuencia de actos, que suelen desarrollarse a lo largo de dos a tres días y, aunque cada estado es libre de personalizarlo, se suele seguir una estructura similar en todos ellos.

Bienvenida oficial y cena de estado

Durante el primer día de la visita, los actos más destacados que se llevan a cabo son el recibimiento a pie de avión, la bienvenida oficial y rendición de honores militares y la cena de estado al finalizar el día, además de algún que otro encuentro de carácter político. Dependiendo de los países, hay jefes de estado que se desplazan personalmente al aeropuerto para recibir a sus invitados, y otros que envían a un representante, que cuando se trata de monarcas puede ser su heredero u otro miembro de la familia real. Tras el primer encuentro oficial, se suele ofrecer un almuerzo privado en la residencia del jefe de estado anfitrión, que incluye un intercambio de obsequios y la posible concesión de una condecoración honorífica al jefe de estado invitado. Por la tarde, el programa puede seguir con una visita de cortesía a la residencia del primer ministro del país.

Visita de estado
Momento de bienvenida oficial a una visita de Estado en la Gran Bretaña

La cena de gala, también llamada cena de estado, pone fin a la primera jornada de la visita, y se considera el acto más emblemáticos del programa. Se imparten discursos, se interpreta el himno nacional y se hace un brindis de bienvenida. En una sala anexa al comedor de gala, ambos jefes de estado junto a sus consortes, suelen realizar un posado oficial frente a los medios. La etiqueta habitual en estos actos suele ser vestido de gala con condecoraciones.

En los Estados Unidos de América es tradicional que la pareja presidencial salga a la puerta de la Casa Blanca a recibir a sus invitados, y que realicen dos posados ante los medios antes de acceder al salón; el primero frente al edificio y el segundo en su interior.

Visita de estado
Cena de estado en Japón

Ofrenda floral y visitas institucionales

El segundo día de la visita suele comenzar con una ofrenda floral del jefe de estado invitado en algún monumento emblemático de la ciudad, que cambia de un país a otro. El programa puede seguir con visitas institucionales a las cámaras legislativas, donde se le invitará a firmar en el libro de honor, y a continuación desplazarse a presidir una inauguración o una reunión de carácter económico.

Es habitual que se incluya algún encuentro con connacionales residentes en el país anfitrión. La jornada suele acabar con una recepción que el jefe de estado invitado ofrece a sus anfitriones, y que se suele celebrar en la residencia donde se hospeda o en la sede de la delegación diplomática del país invitado en el país anfitrión.

Programa lúdico o cultural

El último día de la visita, el programa se complementa con visitas de carácter cultural o turístico, y se finaliza con la correspondiente ceremonia de despedida oficial, en la que se le vuelven a rendir los honores correspondientes.

El programa oficial de una visita de estado suele complementarse con un programa de acompañantes para la primera dama, de marcado carácter cultural, y que suele desarrollarse paralelamente a los encuentros políticos o empresariales de los jefes de estado.

Visita de estado
Visita cultural a los lugares más emblemáticos de una ciudad

Curiosidades según el país

Existen algunas curiosidades o peculiaridades propias de cada país respecto al desarrollo de las visitas de estado, que puede ser interesante conocer. En el caso del estado español la residencia oficial donde se hospedan los jefes de estado extranjeros es el Palacio del Pardo, donde también se lleva a cabo la ceremonia de bienvenida oficial y se le rinden los honores militares correspondientes, a cargo de una compañía de la Guardia Real. En los Estados Unidos de América la residencia destinada a hospedar a los jefes de estado extranjeros es la Blair House, próxima a la Casa Blanca y que depende directamente de la oficina de su jefe de Protocolo. En Japón, el lugar de hospedaje es el Palacio Akasaka, en Tokio.

En España, y durante la primera jornada, los reyes ofrecen un almuerzo privado en el Palacio de la Zarzuela, y una cena de gala en el Palacio Real, que suele ir precedida de un besamanos y de un posado fotográfico. En el Reino Unido las cenas de estado se pueden celebrar tanto en el Palacio de Buckingham, como en el Castillo de Windsor. En Francia se celebran en el Palacio del Eliseo, y en Japón, en el salón Homei-Den del Palacio Imperial.

En países como Alemania o Italia, ambos repúblicas parlamentarias en las que el jefe de estado desempeña una función meramente simbólica y representativa, las visitas de estado son uno de los acontecimientos en los que suele destacar más su papel de anfitrión, por delante de la figura del canciller o del primer ministro. En los países asiáticos llama la atención el riguroso y espectacular ceremonial de los actos, y su cultura también exige en estos casos que se mantenga la obligada paridad entre las delegaciones, que se debe comunicar de manera pormenorizada y con antelación a la visita. En el reino de Marruecos, donde en la ceremonia de bienvenida nunca dejan de cumplir con la tradición de ofrecer dátiles y leche, llama la atención la presencia del principe heredero en algunos actos oficiales, a pesar de su corta edad.

Las visitas de Estado de la reina Elizabeth a la Commonwealth

No dejaremos de comentar una última curiosidad, relacionada con las visitas de estado que realiza la reina Elizabeth II a los estados miembros de la Commonwealth.

Visita de estado
Visita «real» no «de estado» a Canadá

De los cincuenta y cuatro estados miembros, quince de ellos mantienen como forma de gobierno la monarquía parlamentaria y reconocen a la soberana británica como su jefe de estado; los que se conocen como Commonwealth Realms. Por lo tanto, como es evidente que la reina Elizabeth II no puede visitarse a sí misma, las visitas que realiza a esos estados, entre los que se encuentran Australia, Nueva Zelanda o Canadá, siempre son de carácter oficial, y las efectúa en calidad de soberana.

Ejemplo práctico de una visita de Estado

Tal y como hemos comentado al inicio, incluímos el programa de la visita de estado de la presidenta de Corea del Sur al Reino Unido, a modo de ejemplo práctico.

Visita de Estado
Resumen en imágenes de la visita de Estado al Reino Unido de la presidenta de Corea del Sur

Durante la visita, la presidenta se ha alojado en la Suite Belga del Palacio de Buckingham, y la reina Elizabeth le ha otorgado la Gran Cruz de la Nobilísima Orden del Baño (The Most Honourable Order of the Bath), la máxima condecoración británica que se entrega a los jefes de estado extranjeros que visitan el país.

Primer día

Martes, 5 de noviembre de 2013:

Ceremonia de bienvenida y rendición de honores militares
Llegada al palacio de Buckingham
Comida privada con la monarca
Intercambio de obsequios
Ceremonia en el Memorial de la Guerra de Corea
Visita a la Abadía de Westminster y ofrenda floral
Visita al Palacio de Westminster
Reunión con los líderes políticos en el palacio de Buckingham
Cena de estado en el palacio de Buckingham

Segundo día

Miércoles, 6 de noviembre de 2013:

Reunión con el Economic and Trade Committee en Lancaster House
Visita al primer ministro en Downing Street
Visita al Imperial College London
Visita privada con connacionales en Royal Garden Hotel
Visita al London Korean Film Festival 2013 en Cineworld Cinema, Haymarket
Recepción y banquete en Guildhall

Tercer día

Jueves, 7 de noviembre de 2013:

Ceremonia oficial de despedida en el palacio de Buckingham

Las visitas de Estado en los medios

En las visitas de estado, como ocurre en cualquier evento, uno de los objetivos es darles la máxima difusión mediática, especialmente a las ceremonias más emblemáticas. Evidentemente, los representantes de los medios no están incluidos en la invitación oficial, pero no por ello deben desatenderse sus necesidades, se les debe facilitar su labor informativa al máximo como siempre que se organiza un evento. Pero ello no evita que puedan estar atentos y divulguen cualquier desafortunado incidente, como los que podemos ver a continuación, lo que deja constancia de la importancia que tiene cuidar hasta el más mínimo detalle.

 

Para saber más:
Blog Royal State Visits
State Visits

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326