¿QUÉ IDIOMAS HABLAN LOS ROYALS?

Idiomas
Visita de los monarcas holandeses a Suecia. Foto: Hola

En los tiempos actuales donde los privilegios de cuna ya no deberían ser válidos, sino substituirse por los adquiridos por méritos propios, siempre se ha cuestionado si los conocimientos y la cultura de los miembros que forman parte de las casas reales son tan grandes y completos como nos quieren hacer ver.

Quizá podamos dudar de lo que nos venden, pero lo que no podemos poner en duda es que todos ellos –o casi todos ellos- hablan más de un idioma, una costumbre que han ido heredando desde hace siglos, cuando el latín y posteriormente el francés eran lenguas las lenguas de la diplomacia y de las clases altas.

Pero la curiosidad nos lleva algo más allá, y nos hace que nos preguntemos ¿qué idioma es el predominante en las casas reales? Evidentemente que la respuesta es el inglés. Pero vayamos un poco más allá y hagamos un análisis de cuáles son los idiomas que predominan entre la realeza, o mejor dicho, qué idiomas habla cada casa real además del suyo propio. ¿Nunca os lo habéis preguntado? En base a una detallada búsqueda por internet, donde hemos visitado diferentes blogs, páginas oficiales y perfiles personales, hemos elaborado un pequeño resumen que os adjuntamos a continuación.

Históricamente, uno de los royals que siempre se ha tenido como más poliglota ha sido la emperatriz Elisabeth de Austria (la mítica Sissí). Además de su alemán nativo, hablaba inglés, francés, húngaro (idioma que aprendió dada su identificación por el nacionalismo de ese país) y griego (que aprendió para poder leer las obras de los clásicos en su idioma original).

Su propio marido el emperador Francisco José y su cuñado el archiduque Maximiliano -emperador de México- llegaron a hablar cerca de diez, dado que una buena parte de la estricta formación que recibieron durante su infancia y adolescencia estuvo dirigida hacia el aprendizaje de los diferentes idiomas oficiales de su imperio (alemán, italiano, húngaro, polaco, checo…) y otros necesarios para las relaciones internacionales como el inglés y el francés.

Idiomas
Estatua de la emperatriz Sissi en su casa de Grecia

Unos siglos antes, al emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico, que hablaba flamenco, alemán, castellano, francés, italiano e inglés, se le atribuye la siguiente frase: «Pues sí, el español me sirve para gobernar las Españas y las Indias, para hablar con Dios y conmigo mismo; el inglés, para escribir a mi tía Catalina de Aragón, reina de Inglaterra; el italiano, para tratar con el Papa, sobre temas de religión y de estado; del flamenco me sirvo cuando converso con mis amigos; del alemán para discutir con los de Lutero, y del francés siempre que trato de traer a mandamiento a ese díscolo pariente mío que se llama Francisco I de Francia». No obstante, parece ser que su conocimiento del castellano –al menos a su llegada desde Flandes- no era tan sólido como se quiere creer.

Pero volvamos al siglo XXI, y centrémonos en investigar los idiomas que hablan los miembros de las casas reales actuales.

Idiomas
Reunión informal de los príncipes herederos europeos en Noruega. Foto: Vanitatis

Corte real británica. El idioma oficial de esa corte evidentemente es el inglés, y está integrada por los royals más monolingües de toda Europa, especialmente las generaciones más jóvenes. Mientras que tanto la propia reina como el príncipe de Gales hablan un francés con marcado acento anglosajón, los príncipes William y Harry únicamente hablan inglés, aunque se dice que el heredero tiene limitados conocimientos de español y suahili. También se dice que la reina estudió alemán, pero nunca lo ha usado en público. El duque de Edimburgo habla inglés, francés y alemán, pero no habla griego, a pesar de haber nacido en ese país pero que tuvo que dejar de pequeño.

Corte real danesa. Es quizá la corte más poliglota de todas por la suma de diferentes idiomas que hablan sus miembros. La reina Margrethe, además del danés, habla sueco (idioma de su madre), inglés, francés y alemán. El ya “jubilado” príncipe consorte Henrik habla francés (lengua materna), danés (dicen que con marcado acento francés), inglés, vietnamita y chino mandarín, dado que pasó parte de su infancia en el sudeste asiático.

Los dos hijos de la reina recibieron una educación bilingüe en danés y francés, pero también hablan inglés y alemán. La princesa Mary habla inglés (lengua materna) y dicen que ha conseguido alcanzar un aceptable nivel de danés. En cambio la princesa Marie es mucho más poliglota, ya que además del francés (lengua materna), habla inglés, español e italiano. Vale la pena incluir en este repaso a la primera esposa del príncipe Joaquín, la condesa Alexandra de Frederiksborg, quien además del chino y el inglés (nació en Hong Kong), habla alemán (idioma materno) y siempre ha sido admirada por el dominio que ha alcanzado de la lengua danesa, casi a nivel nativo.

Corte real española. A modo de curiosidad, aquí tenéis un listado de los idiomas hablados por los monarcas españoles desde el reinado de Carlos I. Felipe II hablaba castellano, portugués, italiano y francés (curiosamente no hablaba inglés, idioma de su consorte Maria Tudor, pero debemos recordar que la reina inglesa era hija de Catalina de Aragón que, evidentemente, debía hablar castellano). Felipe III hablaba castellano, francés e italiano. Felipe IV hablaba castellano, portugués, italiano y francés. Carlos II hablaba castellano. Felipe V, Luis I y Fernando VI hablaban castellano y francés. Carlos III y Carlos IV hablaban castellano, francés e italiano. Fernando VII e Isabel II hablaban castellano y francés. Alfonso XII y Alfonso XIII hablaban castellano, francés, inglés y alemán.

Pero no fue hasta la llegada al trono el rey Juan Carlos y la reina Sofia cuando la capacidad de comunicación en diferentes idiomas por parte de los monarcas se disparó. El rey emérito habla castellano, italiano, francés, portugués e inglés, y la reina Sofía además del castellano, habla griego, inglés, alemán y francés.

El rey Felipe VI recibió una educación bilingüe en castellano e inglés -así como sus hermanas- y también habla francés y se dice que griego. En el caso de la reina Letizia únicamente habla castellano e inglés pero, dado el perfeccionismo que se le atribuye, ha demostrado gran capacidad para pronunciar discursos leídos en otros idiomas como el alemán y el portugués.

Especial mención merece la infanta Margarita de Borbón –hermana del rey emérito- que tiene un don especial para los idiomas. Además de castellano, habla portugués, italiano, francés, inglés, alemán, danés… Y así hasta diez, aunque no hemos conseguido averiguar cuáles más son.

Casa real belga. Evidentemente todos hablan francés y neerlandés, lenguas oficiales del país. El rey Felipe, además habla inglés, alemán, español e italiano (idioma del país natal de su madre, la reina Paola). La reina Matilde habla también inglés y español. Respecto a los reyes eméritos (que en Bélgica también los tienen), el rey Alberto habla francés, inglés, alemán e italiano. Mientras que a la reina Paola, cuya lengua materna era el italiano y ya sabía francés, siempre se le ha retraído el bajo nivel de conocimiento del neerlandés y su bajo interés por aprenderlo, que tuvo que intensificar cuando su marido llegó a ocupar el trono.

Casa real sueca. Sin lugar a dudas, la reina Silvia es la poliglota de la corte. Además del alemán y el portugués (sus lenguas paterna y materna), habla inglés, francés, español y, por supuesto, el sueco, que aprendió al llegar al trono de ese país. El rey Carlos XVI Gustavo habla sueco, inglés, alemán y francés. Y los tres hijos del matrimonio, la princesa Victoria, el príncipe Carlos Felipe y la princesa Madeleine hablan sueco, inglés y alemán, a los que la princesa heredera también puede añadir conocimientos de francés. Todos los consortes de los príncipes hablan inglés, además del sueco el príncipe Daniel y la princesa Sofia, y el alemán Christopher O’Neill, dado el origen austriaco de su madre.

Casa real de los Países Bajos. El rey Willem-Alexander habla neerlandés y alemán (idioma paterno), así como inglés (como la mayoría de sus compatriotas), francés y algo de español desde su matrimonio con la reina Máxima, nacida en Argentina. La reina habla español (lengua materna), inglés, francés y, por supuesto, el holandés, idioma que domina casi a la perfección, aunque nos han confesado en la propia Holanda que tiene algo de acento.
La princesa Beatrix, además del neerlandés, habla alemán, inglés y francés. Y desde que pasa sus vacaciones de verano en la Toscana también tiene nociones de italiano.

La corte gran ducal luxemburguesa. A diferencia de lo que ocurre en la corte británica, la luxemburguesa es comparable a una torre de Babel. Todos los miembros de la corte hablan francés y luxemburgués (idiomas oficiales del país), además de alemán (un idioma muy usado en el país). Evidentemente, en la lista no falta el inglés y el español, dado el origen latino de la gran duquesa, que lo ha enseñado a todos sus hijos y a su marido. Y algunos de ellos también hablan italiano. La gran duquesa heredera consorte habla francés (su lengua materna), inglés y alemán, además del luxemburgués que ha ido aprendido desde su enlace matrimonial.

La casa real noruega. Es quizá la menos versada en variedad de idiomas, de la misma manera que la británica. No obstante, tienen la ventaja de que son bilingües por necesidad ya que todos hablan noruego e inglés. Según parece la única que habla otro idioma diferente, francés concretamente, es la reina Sonia, y que no hay evidencia de que el rey Harald hable sueco, a pesar de que ese era el idioma de su madre.

Y por último, cerraremos ese recopilatorio hablando sobre los dos principados europeos.

En el Principado de Liechtenstein el idioma oficial es el alemán y todos sus royals hablan, además, inglés y francés. Se da el caso de que la princesa Nora –hermana del príncipe reinante- y la princesa Tatiana –hija del mismo- hablan un fluido español, dado que ambas han residido durante muchos años en este país.

En el Principado de Mónaco, tanto el príncipe Alberto como sus hermanas, las princesas Carolina y Estefanía, recibieron una educación bilingüe, por lo que los tres Grimaldi hablan francés e inglés, así como italiano y monegasco, al que se le tiene que añadir el alemán de la princesa Carolina. La princesa Charlene, cuya lengua materna es el inglés, no ha destacado en demasía por su conocimiento del francés, por lo que cada frase que pronuncia en el idioma de Molière da un titular de prensa.

Y hasta aquí nuestro resumen recopilatorio. Evidentemente si alguien observa algún error o dispone de información para completarlo, encantados de recibir sus comentarios.

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326