¿QUÉ TIPO DE PRESIDENCIA ELEGIMOS EN UNA MESA IMPERIAL?

Mesa imperial
Mesa imperial en el comedor de gala del Castillo de Windsor

Cuando mencionamos las técnicas de organización de actos estamos hablando de un conjunto de herramientas, métodos y sistemas que, a partir de unas normas establecidas y unas tradiciones, se utilizan para diseñar y organizar un evento. Entre estas técnicas destaca especialmente, sobre todo cuando hablamos de actos protocolarizados, la estructuración de la presidencia.

Si esa estructuración la tenemos que aplicar en la organización de un banquete en una mesa única, es cuando se nos plantea la necesidad de tener que decidir entre dos técnicas tradicionales, cada una de las cuales nos aporta diferentes ventajas e inconvenientes. Por ello será necesario saber elegir cuál de las dos es la que más se adapta a las necesidades de nuestro evento.

Mesa imperial

Dentro de los diferentes tipos de mesas que se utilizan en la organización de un banquete, la mesa imperial es la más adecuada para montar un banquete de mesa única, que además hemos elegido para explicar con mayor sencillez las dos técnicas clásicas para organizar una presidencia.

Se caracteriza por tener las cabeceras redondeadas, lo que permite que ambas puedan ser usadas y que los comensales que las ocupen estén acompañados, a derecha e izquierda, por otros comensales, por lo que habrá una continuidad visual en la distribución de los espacios.

Su origen

Según diferentes apuntes históricos, el nombre que se le ha dado a este tipo de mesa tiene su origen en el banquete que ofreció el emperador Francisco II con motivo del Congreso de Viena, que se celebró tras la caída de Napoleón Bonaparte.

En la actualidad, dos de las mesas imperiales más conocidas son:

  • La del St George’s Hall del Castillo de Windsor donde se celebran los banquetes de estado en el Reino Unido, y en la que pueden sentarse hasta 160 comensales
  • La del Palacio Real de Madrid, que puede acoger hasta 140 comensales, y que se estrenó en 1879 con motivo del banquete que se ofreció con motivo del matrimonio del rey Alfonso XII con la archiduquesa Maria Cristina de Habsburgo-Lorena.
mesa imperial
Reproducción de un banquete de gala en St. George’s Hall del Castillo de Windsor

La presidencias de una mesa imperial

Visto el origen y las características de una mesa imperial, nos centraremos en explicar cuáles son las ventajas y los inconvenientes de los dos sistemas de organización de los que estamos hablando: el sistema de presidencia francesa y el de presidencia inglesa.

El sistema francés es el que se utiliza más habitualmente, en especial en las grandes celebraciones, tanto en las cortes europeas como en la mayoría de los estados centroeuropeos.

El sistema inglés es mucho más habitual en los países de cultura anglosajona, y estamos muy habituados a verlo en películas o series de televisión de producción británica o estadounidense, sobre eventos sociales de la época victoriana o de principios del siglo XX. Dos ejemplos que vale la pena visionar son la recordada serie Upstairs, Downstairs y, mucho más recientemente, Downton Abbey, donde se han cuidado hasta tal extremo los aspectos protocolarios, que los productores y los guionistas de la serie han estado asesorados por técnicos expertos en este campo.

mesa imperial
Ejemplo de presidencia francesa. Foto: Downtown Abbey

Pero, dejando a un lado la tradición y «lo que es más habitual», analicemos cuáles son las características de cada uno de los dos sistemas con la finalidad de poder decidir, en un momento dado, cuál se adapta a nuestras necesidades y puede contribuir mejor al éxito de nuestro evento.

Mesa imperial
Tipos de presidencias en una mesa imperial. Foto: GdeProtocolo

Sistema de presidencia francesa

En el sistema de presidencia francesa, el puesto de honor se sitúa en el centro de la mesa, relegando a los extremos a los comensales de menor precedencia.

Es un sistema muy jerárquico, donde los invitados de mayor rango monopolizan la parte central de los laterales de la mesa. El anfitrión ocupa la primera presidencia, y frente a él se sitúa el invitado de hornor, que ocupa la segunda.

Favorece la conversación y la interrelación entre las personas más importantes del evento (en especial cuando se trata de una mesa imperial de grandes dimensiones), y es muy adecuado para dejar constancia plástica de la jerarquización de los invitados y acentuar la visualización de las categorías de los comensales.

Mesa imperial
Cena de gala en la ceremonia de entrega de los Premios Nobel

Sistema de presidencia inglesa

El sistema de presidencia inglesa sitúa las presidencias en las cabeceras de la mesa, separando al anfitrión y al invitado de honor, y creando dos focos de importancia a ambos extremos de la mesa.

Es un sistema muy poco jerárquico, ya que los comensales de menor jerarquía quedan arropados por los de mayor jerarquía, y ayuda a que las conversaciones puedan ser más uniformes.

Mesa imperial
Ejemplo de presidencia inglesa durante una comida de trabajo en la Casa Blanca. Foto: White House

Tanto en uno como en el otro sistema, el punto que se toma de referencia para ubicar la primera presidencia es frente a la puerta de acceso de los invitados o, en otros casos, frente a una ventana, dependiendo de cómo sea la distribución del espacio.

Evidentemente, todas estas pautas son teóricas, y se tienen que llevar a la práctica si la arquitectura o la distribución del salón lo permite. En caso contrario, es necesario estudiar otras opciones, pero que siempre estén de acuerdo a la corrección y a la comodidad. Lo más importante de todo es que siempre debemos velar por el éxito del evento que estamos organizando. ¿Tú que opinas al respecto?