UN REGALO TIFFANY BLUE

Aunque la Ceremonia de Investidura de Donald Trump se desarrolló sin que se produjese ninguna alteración destacable en el marcado protocolo, sí que hubo detalles que han dado para tuitear. Especialmente en el campo de las tradiciones, el saber estar y la etiqueta, entre los que se encuentra la inesperada aparición del color Tiffany Blue entre los invitados sorpresa.

Tiffany Blue
Tiffany Blue Color

Como era de esperar, el atuendo que vistió la nueva primera dama fue uno de los temas más esperados en las redes sociales. Faltó tiempo para compararlo con el que lució en su día la mítica Jacqueline Kennedy. Pero fue, sin lugar a dudas, el regalo que Melania Trump entregó a Michelle Obama a su llegada a la Casa Blanca, lo más comentado. Tanto por su supuesto contenido, como por el color del envoltorio: el Tiffany Blue.

Sobre el contenido

Dado que inmediatamente a que el paquete apareció en las imágenes se aseguró que procedía de Tiffany’s and Co, no han faltado medios en que se ha dado por hecho que el paquete contenía un collar, en base a las dimensiones de la caja. Descartando que se tratase de una pulsera o de unos pendientes.

Tiffany’s es una empresa principalmente conocida por su actividad en el campo de la joyería. Pero si le echamos un ojo al catálogo que tiene publicado en su página web, también ofrece una buena selección de artículos de orfebrería, piel y escritorio, uno de los cuáles podría caber perfectamente en el interior de la susodicha caja. De ahí, ¿por qué hablar solo de supuestas joyas? De hecho una joya nunca sería un presente adecuado en este tipo de situación.

Tiffany blue
Marco de fotos y envoltorio de Tiffany’s

Puede que finalmente se acabe con las conjeturas y se sepa qué había en el interior del paquete. Pero por el momento nadie ha desvelado el secreto, y lo único que se ha conseguido es que la propia joyería anuncie que ellos no comentan sobre las adquisiciones de sus clientes.

¿Qué le regaló Melania Trump a Michelle Obama? Las redes sociales responden

Sobre el envoltorio

A pesar de que se haya dicho que el color del paquete se eligió deliberadamente para combinarlo con el traje de la primera dama entrante, hay que aclarar que el Tiffany Blue es un color corporativo y registrado. De tonalidad azul aturquesada, forma parte de la imagen de la compañía, y Pantone lo produce en exclusividad para ellos.

Por ello, independientemente de que el outfit de Melania Trump se correspondiente o no con esa gama de colores, el paquete siempre hubiese sido Tiffany Blue.

Blue Tiffany
U.S. President-elect Donald Trump’s wife Melania presents a gift to U.S. first lady Michelle Obama and President Barack Obama as the Trumps arrive for tea before the inauguration at the White House in Washington, U.S. January 20, 2017. REUTERS/Jonathan Ernst

Sobre la tradición

Sobre quién fue la primera en llevar un regalo con ocasión de una Investidura, parece ser que fue la propia Michelle Obama la primera en hacerlo. Concretamente, el 20 de enero de 2009. Según el programa protocolario del día de las investiduras de los presidentes estadounidenses, tras celebrarse el servicio religioso, el presidente electo y la primera dama acuden a la Casa Blanca para asistir a un café (tea reception, en inglés) que les ofrecen el presidente saliente y su esposa, en su última labor como anfitriones.

Blue Tiffany
Llegada y bienvenida en la Casa Blanca a sus nuevos inquilinos

Según los criterios protocolarios generales, no es obligatorio llevar ningún obsequio a la anfitriona cuando acudimos a un evento, aunque sí que se considera un detalle adecuado cuando no hay demasiado confianza con ella.

Evidentemente, en esta situación puede darse perfectamente ese caso. No obstante, entregárselo en un momento donde tienes frente a ti a toda una marabunta de fotógrafos, quizá no sea lo más adecuado.

En 2009 Michelle Obama lo hizo, y Laura Bush supo reaccionar de manera muy discreta para solucionar el inconveniente de llevar el paquete en sus manos en el momento de la fotografía. Dado la situación no resultó tan embarazosa, las cábalas sobre su contenido no tuvieron recorrido, como ha ocurrido en esta ocasión.

Sobre la incomodidad del momento

Es evidente la falta de naturalidad del momento. Quizás nadie se esperaba la entrega del paquete, y nadie lo supo capear fácilmente. Solo hay que ver y observar las imágenes.

Lo que sí que está claro es que «ni se rompió», ni se «saltó el protocolo» –como se ha comentado-, dejando de lado la incorrección de ambas afirmaciones. Únicamente fue un momento incómodo e inesperado, en un día en que los nervios estaban a flor de piel.

Otras tradiciones

Dejando de lado los hechos acaecidos durante el programa de la Investidura, con el cambio de inquilino en la Casa Blanca también se ha cumplido con otras tradiciones que no han generado tanto movimiento en las redes sociales. Hemos elegido tres de ellas.

La firma del escritorio de vicepresidente

De acuerdo con la tradición que inició el presidente Harry Truman, el vicepresidente saliente ha firmado en el interior del cajón del escritorio de su despacho junto a los nombres del propio Truman (vicepresidente con F.D. Roosevelt), Walter Mondale, Nelson Rockefeller, George H.W. Bush, Dan Quayle, Al Gore y Dick Cheney.

Tiffany Blue
Firma del cajón del escritorio del vicepresidente saliente

La carta del presidente saliente al presidente entrante

Otra de las tradiciones con las que se ha cumplido es la de dejar sobre la mesa del Despacho Oval una carta manuscrita del presidente saliente, dirigida al presidente entrante. Una tradición que parece ser inició el presidente Ronald Reagan, y que han seguido sus sucesores.

Además, con ocasión del actual traspaso de poderes se han publicado las cartas que los presidentes Buch padre, Clinton y Bush hijo dejaron a sus sucesores, hasta ahora guardadas en los Archivos Nacionales (The National Archives).

Tiffany Blue
Rúbrica del presidente Barack Obama

El presentador del desfile

Pero no todo ha sido seguir con la tradición. También ha habido actos de renovación o de cambio, que parece ser que no han sido aplaudidos por todos. Uno de ellos ha sido el cambio del presentador del Desfile Presidencial.

A pesar de que desde 1957, durante la segunda elección de Dwight D. Eisenhower, Charles J. Brotman se había encargado de presentar al público el Desfile Presidencial de la Investidura –es decir, los desfiles de 11 presidentes-, en esta ocasión se ha optado por elegir a otro locutor. Concretamente a Steve Ray, que según parece es políticamente más afín al nuevo presidente.

Lamentablemente, dada la edad de Brotman, 89 años puede ser que haya sido relevado de forma definitiva. Para saberlo, habrá que esperar otros cuatro años.

 

Nota: Para seguir el movimiento generado al respecto se puede consultar con #Inauguration
Origen imágenes: Internet

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326