SAN JORGE Y LA NOBILÍSIMA ORDEN DE LA JARRETERA

La Nobilísima Orden de la Jarretera (The Most Nobel Order of the Garter) es la orden de caballería más antigua del Reino Unido, y la primera en el orden de precedencias de las condecoraciones y distinciones que se otorgan en ese país. La fundó el rey Eduardo III, un día de San Jorge de 1348, aunque se desconoce el verdadero motivo de su fundación, ya que no se conserva ningún escrito que lo documente.

El patrón de la Orden es San Jorge, elegido por ser santo patrón de los soldados, y también de Inglaterra. El monarca británico es el Soberano de la Orden, y el hogar espiritual se encuentra ubicada en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor.

Orden de la Jarretera
Eduardo III y Enrique, duque de Láncaster. Caballeros de la Orden de la Jarretera

De acuerdo con los orígenes de la Orden, el nombramiento como miembro de la orden es un «favor real» que otorga el monarca para honrar a aquellos que hayan contribuido de manera particular al bien de la vida del país, o que le hayan servido personalmente. No obstante, entre los siglos XVIII y el año 1946, el nombramiento como miembro de la Orden se realizaba a indicación del gobierno.

Orden de la Jarretera
Entrada a la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor

La leyenda

Dice la leyenda, que durante una fiesta en el Palacio Eltham el rey Eduardo III se encontraba bailando con la futura primera princesa de Gales, Juana de Kent, cuando a ésta se le cayó al suelo la liga que llevaba en la pierna. Para evitar el bochorno de la joven ante la mirada de los presentes, el rey cogió la liga, se la colocó en su propia pierna y exclamó: “Honi soit qui mal y pensé” («Qué se avergüence aquel que de esto piense mal”), frase que se convertiría en el lema de la Orden, y en la que se inspiraría el monarca para dar nombre a la nueva Orden.

Se cree que la frivolidad del relato tiene su origen en Francia, donde se creó la leyenda con la finalidad de desprestigiar esta Orden de Caballería Inglesa, que era equiparable a la Orden borgoñona del Toisón de Oro.

También se dice que otro motivo pudo ser la voluntad de evocar la mítica época de la Mesa Redonda de los Caballeros del Rey Arturo. Nada de ello se sabe de cierto.

Miembros y estructura orgánica

Forman parte de la Orden, el monarca y el príncipe de Gales como miembros ex officio, y como máximo veinticuatro caballeros o damas que, aunque durante muchos años formaron parte de la aristocracia, actualmente proceden de diferentes estamentos sociales. Debido a la limitación del número de miembros, para que se produzcan nuevos nombramientos debe producirse una vacante, y su anuncio se realiza el día 23 de abril, día de San Jorge.

Orden de la Jarretera
Los miembros de la Familia Real junto a la Reina

Con la finalidad de poder facilitar el ingreso de otros miembros, sin interferir en el número máximo establecido, en el siglo XIX se creó el estatus de «miembro de carácter supernumerario», del que forman parte miembros de la Familia Real Británica «Royal Knights and Ladies of the Garter», y de otras Casas Reales extranjeras, conocidos como «Stranger Knights and Ladies of the Garter». El primer monarca extranjero en recibir este honor fue el emperador Alejandro I de Rusia, en 1813.

Dentro de la estructura orgánica existen los siguientes cargos: Soberano (Sovereing), Prelado ex officio (Prelate), Canciller (Chancellor), Escribano ex officio (Registrar ex officio), Rey de armas (Garter Principal King of Arms), Secretario (Secretary) y Caballero ujier del bastón negro (Gentleman usher of the Black Rod).

Aunque la presencia femenina entre los miembros de la Orden data de la Edad Media, sin gozar de plena adhesión, entre el fallecimiento de la última dama medieval que formó parte, lady Margaret Beaufort, abuela del rey Enrique VIII, y el ingreso de la reina Alexandra en 1901, la Orden mantuvo un carácter exclusivamente masculino. En 1987, a instancia de la actual soberana, se equipararon los derechos para ambos sexos.

La pertenencia a la Orden tiene carácter vitalicio, pero se contempla la posibilidad de ser expulsado por cometer delitos de herejía, traición o cobardía. Tras el fallecimiento de uno de los miembros las insignias se deben retornar al Soberano de la Orden, aunque se pueden utilizar durante el funeral, tal y como pudimos ver durante el sepelio de la ex primera ministra baronesa Margaret Thatcher, que había recibido el honor de formar parte de la Orden. Los miembros están autorizados a usar las siglas KG o LG a continuación del tratamiento y el nombre.

Las insignias

Orden de la Jarretera
Reproducción de las insignias de la orden en un dibujo

Las insignias de la Orden incluyen un collar del que cuelga la imagen de San Jorge matando al dragón (que según las normas no puede llevar piedras preciosas), una placa, un manto de terciopelo, un sombrero estilo Tudor, y una «liga» (quizá el elemento más curioso y que le da nombre a la Orden), representada por una correa de hebilla hecha de terciopelo azul, con el lema de la Orden inscrito en oro. Durante las ceremonias, y siguiendo el ejemplo de Eduardo III, los caballeros deben llevar la correa sujeta alrededor de la pantorrilla izquierda, mientras que las damas se la colocan alrededor del brazo izquierdo.

Garter Day o Día de la Liga

Orden de la Jarretera
Desfile de los miembros de la Orden, a la salida del servicio religioso

Cada mes de junio, coincidiendo con el lunes de la semana de las Carreras Reales de Ascot, se celebra el Día de la Liga (Garter Day), en el que los caballeros y damas de la Jarretera celebran una reunión en el castillo de Windsor, donde se lleva a cabo la ceremonia de investidura y juramento de los nuevos miembros, así como un oficio religioso. La celebración actual data del año 1948, cuando el rey Jorge VI recuperó la ceremonia, que se había perdido en 1805.

El programa de actos se inicia con la investidura de los nuevos miembros, por parte de la reina en el Salón del Trono. A continuación se ofrece un almuerzo en la Cámara de Waterloo. Finalizado el ágape, los caballeros y las damas, encabezados por el gobernador del Castillo de Windsor y los Caballeros Militares de Windsor, se dirigen en procesión hacia la Capilla de San Jorge, donde se celebra un servicio religioso, con el que se dan por finalizadas las celebraciones.

Warning: A non-numeric value encountered in /customers/3/6/4/gabinetedeprotocolo.com/httpd.www/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326