ESCOCIA EN LA ÚLTIMA IMAGEN PÚBLICA DE LILIBET

El Tartan Balmoral | Balmoral (con el acento en la primera a, según la pronunciación anglosajona /bælˈmɒrəl/) ha sido el escenario que el destino ha elegido para que Lilibet dejase de sumar Records Guiness de longevidad como monarca y de reinado. Después de 70 años de ejercicio y 96 de haber nacido, Elizabeth Alexandra Mary de Windsor ha dicho adiós a este mundo en las Tierras Altas de Escocia.

Balmoral, el castillo escocés donde murió la reina y en el que pasó algunos de los momentos más felices de su vida.

Y esa «casualidad» ha hecho que Escocia, sus palacios y la cultura escocesa jueguen un papel muy destacado en todo el protocolo previsto para los días inmediatamente posteriores a su fallecimiento.

El unicornio es el animal nacional de Escocia

Si todos habíamos oído hablar de que cuando falleciese la reina Elizabeth II se procedería a poner en marcha la «Operation London Bridge» (o también conocida con la frase en clave «London Bridge is down») [Leer aquí en qué consiste], su muerte en las Tierras Altas de Escocia ha hecho que descubriésemos la «Operation Unicorn» [Leer aquí en qué consiste], nombre en clave que incorpora el del unicornio, animal nacional de Escocia.

Esa operación, que no hubiese sido necesaria activar de fallecer en Buckingham, Windsor o Sandringham, ha hecho que el Parlamento Escocés, el Palacio de Holyroodhouse y la Catedral de Saint Giles tengan un protagonismo previsto a la vez que inesperado, y se sumen a los lugares que recorrerá el féretro de la monarca antes de viajar hacia Londres, por primera y última vez.

Balmoral (original)

Pero antes de todo ello, y del propio fallecimiento, la última fotografía pública de Elizabeth II ha hecho que la cultura escocesa quede unida a la imagen de la monarca para siempre. Y no es otra que la que ha regalado a los escoceses al aparecer vistiendo una falda plisada de tartan,  en el último acto protocolario que ha celebrado en vida.

Con el añadido, tal y como hemos podido comprobar, de ser un tartan que se corresponde con el que es de uso exclusivo de la Familia Real, tal y como nos indican la ficha de registro de esas telas tan unidas a la tradición de Escocia.

Tartan Balmoral
Última imagen de la reina Elizabeth II en vida, en el palacio de Balmoral.

El tartan es el que se conoce con el nombre de «Balmoral (original)», que combina el color gris, el color rojo y el color negro en su trama, y que data de 1850, cuyo diseño (que consta sin autor conocido) se le atribuye al príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria.

Para saber más: The Scottish Register of Tartans: Balmoral (original).

Tartan Balmoral
Diseño del tartan «Balmoral (original)»

Un elemento de peso en la cultura escocesa que, casualmente, quedará directamente unido a la historia de Elizabeth II, gracias a aparecer en esa última imagen.

La sangre escocesa de Lilibet

Es evidente que Escocia siempre ha estado presente en la vida personal de la reina Elizabeth II desde su nacimiento. La sangre escocesa corría literalmente por sus venas gracias a su familia materna. Y por vía paterna, heredó la tradición familiar de desplazarse a Balmoral para poder «desconectarse del mundo».

Asimismo, otra casualidad ha hecho que su estancia en Escocia de este último verano y el agravamiento de su salud coincidiesen con un nuevo cambio de Primer Ministro. Ello ha obligado a que la ceremonia protocolaria en la que la Reina recibe al nuevo Primer Ministro [en este caso, la tercera Primera Ministra de la historia británica] para encargarle la formación de gobierno, se tuviese que celebrar por primera vez en tierras escocesas.

Tartan Balmoral
La última imagen de Elizabeth II recibiendo a Liz Truss

En resumen, y como hemos comentado, todo un cúmulo de casualidades ha hecho que Escocia y su cultura quede unido a la imagen de una Reina para siempre a través de esa última y emblemática fotografía.

Para saber más:
A propósito de Escocia… hoy hablamos de kilts
Vestidos folclóricos como etiqueta de gala

También te puede interesar:
Lilibet una reina con 90 más dos primaveras
La Commonwealth of Nations y la Corona Británica